27 septiembre 2009

CRETA

El ruido era ensordecedor. Tuve que taparme los oídos para atenuar la sensación de irrealidad que me provocaban los roces de las patas de miles y miles de grillos, aunque desde donde estábamos no podíamos ver ni uno.

Cerré también los ojos y entonces lo vi. Ahí estaba monstruoso, enorme, un toro erguido sobre dos patas, el cuerpo de un hombre corpulento y musculoso y la cabeza de un toro, con unos enormes cuernos. Miraba con ojos enrojecidos a su presa tendida en el suelo y se aprestaba a hacer la última acometida, la que le permitiría disfrutar en una parafernalia antropófaga (o casi) de la comida que Minos le destinaba.

El hombre en el suelo, el ateniense Teseo, estaba aturdido y se encontraba indefenso tras la anterior embestida de aquella bestia, fruto de las antinaturales relaciones entre Pasifae y el bellísimo toro blanco que había eludido el sacrificio, por gracia de Dédalo, insuperable tramoyista de la época.

Pero en aquel momento y aparecido de la nada, un niño cayó encima de Teseo. Asterión, el minotauro, asombrado, vaciló unos instantes que fueron suficientes para que Teseo se recuperase levemente y acertase a lanzar un venablo que hiriendo mortalmente a la bestia, la hizo derrumbarse pesadamente sobre el suelo emitiendo horrendos bramidos, hasta que lanzando un último estertor, quedó inmovil y muerto.

Teseo - Connery miró perplejo al niño y sin dejar de mirarlo recogió su espada para cortar la cabeza del tremendo minotauro, cargándola después sobre su caballo, para poder demostrar fehacientemente después que tenía todo el derecho del mundo griego clásico para reclamar la mano de la bellísima Ariadna, la hija de Minos.

Siguió mirando al niño mientras recogía del suelo un enorme ovillo y tiraba del hilo que se perdía en la distancia de aquel polvoriento desierto, el más complejo laberinto que ser humano se había podido imaginar hasta la época, donde Dédalo había confinado al minotauro siguiendo órdenes de Minos.

Teseo subió al niño a la grupa de su caballo y emprendió un trote vivo. Me aparté para dejarles pasar y abrí de nuevo los ojos, para encontrarme delante del palacio de Knossos, residencia del rey Minos.

Mentalmente agradecí a Monty Pithón la recreación de esta escena en su estupenda película “Los héroes del tiempo”. Seguramente no es la más fidedigna reproducción de la leyenda mitológica sobre la historia del laberinto, del minotauro, del rey Minos y de su hija Ariadna, de Dédalo y de Teseo. Sin embargo es genial. Esta leyenda es posiblemente la “madre” de muchas historias y fábulas generadas posteriormente, como la propia de San Jordi, caballero defensor de damas ante horrendos dragones.

Y nos dispusimos a seguir la cola que finalmente se puso en marcha tras la guía, posiblemente muy enterada de la historia de la civilización minoica o de la mitología griega, pero no muy experta en transmitir estos conocimientos a los que bajo un sol aplastante la escuchábamos. Por lo menos en español.

Viendo los restos del palacio de Cnossos quise hacerme una idea de cómo debía ser aquel entorno hace 3.700 años, pero la realidad es que resulta difícil aún recurriendo a los pocos elementos gráficos que se han conservado o a la iconografía generada a partir de lo que los arqueólogos han ido descubriendo. La documentación encontrada, unos 5.000 textos sobre tablillas o jarrones es esencialmente administrativa y no revela más que parcialmente la forma de vida de la época.

Evidentemente la civilización minoica es un hito importantísimo en la historia de las naciones del área mediterránea y las ruinas que Artur Evans puso al descubierto a principios del siglo pasado nos hablan de un elevado grado de civilización contemporánea con el Egipto de la XIII dinastía. No obstante buena parte de los restos de edificios que se aprecian durante la visita no son originales, sino reconstrucciones basadas en las trazas que los cimientos han dejado.

Tampoco son originales los frescos o las pinturas que se exhiben en algunos puntos del recorrido, cosa fácilmente comprensible si se tiene en cuenta la dureza del clima en aquella zona, que seguramente las destruiría en poco tiempo. Para ver los originales hay que acudir al museo de la cercana Heraclion o al Museo Nacional de Atenas.

No obstante, el lugar impresiona por lo que se ve, pero mucho más por lo que se adivina.

La isla fue asolada por la explosión del volcán de la cercana Santorini, sobre el 1.400 A. C., lo que marcó el fin de la civilización minoica. El gran valor estratégico atribuido a este territorio lo ha convertido históricamente en escenario de muchos otros sucesos: invasiones de romanos, de árabes (andaluces desterrados de Córdoba), ocupaciones, calamidades, refugio para piratas, el celebérrimo Barbarroja entre ellos…

En Creta también nació en 1541 el pintor toledano de mayor raigambre en España, Doménikos Theotokopoulos , por ello conocido como el Greco.

El último suceso más importante se refiere ¿cómo no? a hechos ocurridos durante la 2ª Guerra Mundial. Considerada tanto por los alemanes como por los británicos de esencial importancia, fue lugar de violentos combates. Los alemanes la ocuparon en una espectacular operación paracaidista, que ocasionó más de 15.000 bajas en el bando británico y 6.500 en el alemán

Tras haber realizado la visita, salimos por el lugar que la guía nos identificó como posiblemente el primer “camino de Europa”. No lo se, pero en esos momentos lo que más echábamos a faltar era beber algo y ese deseo lo pudimos satisfacer en el bar que hay a la salida del recinto, donde nos bebimos unas deliciosas y fresquísimas naranjadas. Por cierto, la mayoría de los visitantes eran españoles, cosa que encontramos en todos los puntos del viaje, incluso en Atenas. Así no fue extraño que el camarero del bar se nos dirigiera con un buen español, preguntando ¿naranjada helada señores?

Luego nos dirigimos a Heraklion que es la capital de la isla, con poco tiempo para visitarla, puesto que apenas nos quedaba una hora y media para regresar al barco. Así pues solo pudimos recorrer un par de calles y aunque la guía nos indicó que era un buen sitio para compras, a mí personalmente me pareció que la oferta comercial era casi calcada a la que habíamos visto en Corfú.

Bueno sí, mi mujer se compró una pulsera con diseño de greca que es típica en toda Grecia. Hubo que regatear un poco con el vendedor, cosa normal en estos pagos. Siempre me he quedado un poco perplejo ante esta pantomima de regateo, que se considera como norma de obligado cumplimiento en estos sitios y en la mayoría de países árabes o musulmanes. Me encontré con ello en Egipto y en Turquía, donde el celo por practicar este juego me llevó en ocasiones a situaciones un poco chungas. Pero esto son otras historias.

En el barco, por la noche asistimos a un show de risas y magia a cargo de Roberto Vara, en el teatro Ibiza. Este showman es experto en llevar a situación límite sus pretendidas disputas con algunos miembros del público, lo que ocasionaba la desazón de saber si algunas de las frases pronunciadas o de los sarcásticos comentarios realizados iban de veras o se trataba del guión del espectáculo.

De todas maneras los espectadores involucrados tampoco se andaban con chiquitas.


23 septiembre 2009

CORFU


Jueves. Hoy por la mañana temprano he querido ir al gimnasio del barco. Es como cualquier otro gimnasio, pero el amplio ventanal que hay en la parte frontal de las instalaciones es como un balcón sobre el mar, mirando hacia la proa.

Las bicicletas estáticas están instaladas ante ese ventanal, con lo que al pedalear te da la sensación que estás impulsando el barco. Eso si, con mucha imaginación.

Nos dirigíamos hacia Corfú. A babor teníamos la costa de Albania, muy cercana al atravesar el estrecho del mismo nombre que la isla.  El barco entró lentamente en una ensenada majestuosa, navegando por un mar muy calmo, delante la isla de Ptychia y entramos en el puerto de Kerkira.

La isla fue la última que Ulises visitó antes de llegar a Itaca. Contemplando el perfil costero no podía evitar pensar en los versos de Kavafis:


Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas


Bueno, un viaje turístico como el que estábamos haciendo no era comparable con el viaje de Ulises. Pero todo viaje, incluso el más sencillo y falto de riesgo a bordo de un civilizado crucero tiene mucho que ofrecerte. Si tienes curiosidad, si tienes inquietud por conocer y si tienes el mínimo interés por contemplar con ojos abiertos, descubrirás a tu alrededor muchas Itacas.

Entre las visitas teníamos para elegir entre

El palacio de Achillon – en honor de Aquiles - donde residió en temporadas veraniegas la emperatriz Sissi. Pero de la políglota, neurasténica y viajera  Sissi se me ha quedado la imagen de Romy Schneider en su ambiente austriaco, (aunque la emperatriz nació en Munich) y pensé que sería mejor que permaneciera en mi memoria asociada a aquellas tierras de nieve en invierno y grandes castillos románticos, más que asociada a la luz y al azul mediterráneos,

o

Las playas de Paleokastritsa  en la costa oeste, junto con el monasterio de Theotokos, más una visita a la capital de la isla. Nos sedujo más esta posibilidad y nuevamente un autobús nos llevó a nuestro destino.

Corfú es una isla encantadora y lamentamos no haber tenido más tiempo para visitarla con mayor detenimiento. Lo que pudimos ver desde el autobús nos mostró una densa vegetación, con abundancia de pino mediterráneo, cipreses y palmeras, mientras atravesábamos la isla para asomarnos a unos paisajes impresionantes desde el monasterio de Teothokos.


El monasterio no es demasiado grande, es luminoso y recoleto, encaramado en un promontorio desde el que se dominan las numerosas playas y calas de los alrededores y bañado por la fulgurante luz. La capilla tiene todo el sabor de las iglesias ortodoxas, con el contraste de blancos, sombras y dorados habitual. Hay además un pequeño museo de obras religiosas, pero en el que destacan también unas formidables mandíbulas de orca.



Este monasterio y  sus alrededores han sido objeto de la visita  de muchos escritores y poetas, como por ejemplo Goethe, Oscar Wilde,  Henry Miller, Lawrence Durrell (permaneciendo en la isla Durrell escribió su famoso Cuarteto de Alejandria) y hasta nuestro propio Alberti, que glosó su visita al monasterio en un artículo periodístico a mediados de los ochenta.


Para llegar al monasterio se sube por una estrecha, empinada y curvilínea carretera, que en algunos tramos no permite la coincidencia de dos autobuses en sentido opuesto y que los conductores acometen con una alegría y seguridad que pone los pelos de punta. Debe ser una cuestión isleña, .porqué  también tuvimos oportunidad de comprobar semejante actitud cuando años atrás visitamos Capri.


Después de Paleokastritsa regresamos a la capital, Corfú, o Kerkira como se llama en griego. Se trata de una ciudad muy interesante en cuyas edificaciones se observan los rastros de las circunstancias históricas por las que ha atravesado. Sucesivamente la isla ha sido ocupada y controlada por griegos, romanos,  Normandos, arabes, bizantinos, venecianos, ingleses - incluso fue protectorado británico – franceses, italianos, alemanes y finalmente, desde que fue liberada de los alemanes en la 2ª guerra mundial, quedo en la esfera del mundo griego.


En Corfú tuvo lugar uno más de los episodios tristes y penosos que suelen ocurrir en las guerras. Los soldados italianos fueron masacrados por los alemanes a partir del momento en que se conoció la firma del armisticio entre los aliados y los italianos. La mayor parte, miles, no murieron en el campo de batalla, sino fusilados por los alemanes..

Volviendo a Kerkira, la primera impresión la tuvimos viendo la fortaleza construida por los venecianos en la que de tanto en cuanto se aprecian esculturas del león de San Marcos, como elemento reafirmante del poder de la república.



Luego nos dejamos llevar por la riada de gente que andaba por las calles marcadamente comerciales del casco antiguo, que es Patrimonio de la Humanidad desde el año 2007. La mayor parte de las tiendas están orientadas al turismo y predomina la oferta de aceitunas, aceite, licores típicos (el de quinoto es una curiosidad, porqué está hecho a partir de una planta japonesa implantada por los ingleses en el siglo XVIII) y esponjas naturales, aparte de los clásicos productos manufacturados como recuerdo.

Y así, curioseando entre las tiendas nos dio la hora de regresar al punto de embarque, sin más tiempo que el de tomarnos una Mythos que seguramente no es la mejor cerveza del mundo, pero con lo fresquita que estaba nos supo como se dice vulgarmente a gloria bendita.

En el barco se celebraba aquella noche el cóctel de gala, invitación del capitán, Antonio Modaffari y que tuvo lugar en el teatro Ibiza. Como nunca habíamos asistido a un acto de este tipo, nos engalanamos a nuestra vez (la segunda ocasión en que he vestido corbata desde hace dos años) y asistimos con curiosidad a la celebración. Bueno, el cóctel no fue nada del otro mundo, pero la presentación del capitán si estuvo bien. 


Al más puro estilo del mundo del espectáculo fue presentando a sus ayudantes, tanto los que se ocupan de las cuestiones náuticas, como  los que se responsabilizan del buen funcionamiento de la nave como hotel flotante. Tan solo el jefe de cocinas – de toda la estructura de restauración – y una de las dos responsables de relaciones públicas son españoles. El resto del personal de mando en navegación o directivo son italianos, argentinos, bolivianos, etc.












Internautas delante de la ciudadela de Corfú. La pasión por Internet….

13 septiembre 2009

DUBROVNIK

La primera noche que pasamos navegando. Nos asomamos varias veces a la cubierta para disfrutar del aire cálido de la noche y admirar una brillante luna, que yo tenía la sensación de que no estaba en su lugar habitual.


En el barco había constantemente cosas para hacer, para contemplar, espectáculos que ver. Esa noche tocaba un espectáculo, presentado en el Teatro Ibiza, de varietes que consistía en varias exhibiciones de funambulismo, magia, gimnasia, etc., todo ello culminado por un frenético can-can, al mejor estilo del Moulin Rouge. El teatro es una impresionante sala de gran capacidad, que tiene doble utilidad de teatro y de cabaret. En el espectáculo exhibió sus dotes como gimnasta quien fuera efímero marido de Carolina de Mónaco, Ivan Peres.


La mañana siguiente, ya miércoles, la dedicamos a la piscina y al jacuzzi. Magnifico invento esto del jacuzzi en la cubierta de un barco como el Grand Mistral. La fantástica sensación burbujeante se veía solamente interrumpida a veces por la afluencia de niños o niñas que se creían en una minipiscina, buceando, chapoteando y pisando a todos los que estábamos dentro.


Además hay dos piscinas, una de ellas configurada como Spa, con sus chorros de agua caliente y otra normal. También hay en la cubierta inmediata una piscina para niños, usada por los más pequeños, porqué la mayor parte prefiere utilizar las de mayores.


Sobre las 13,30 atracábamos en el puerto nuevo de Dubrovnik, donde nos esperaban unos autobuses para trasladarnos a la “perla del adriático”.


La guía nos explicó cómo era la ciudad y algo de su historia, pero también destacó enfáticamente la crisis que afectaba a la ciudad, con un elevado nivel de desempleo, pese a las fuertes ayudas de la UE que se invierten en infraestructuras, obras públicas y restauración.


Antes de llegar a la ciudad, los autobuses se detuvieron unos instantes en un mirador desde donde se apreciaba una de las más famosas vistas sobre el recinto enmurallado. Ahí no pude por menos de pensar en que tan solo hace 17 años esta ciudad, patrimonio de la UNESCO desde 1979, fue bombardeada intensamente durante 8 meses por la artillería yugoeslava, ocasionando 114 muertos, 35.000 desplazados y la destrucción de numerosos edificios. Sorprende ¿no? que la barbarie esté tan cerca de nosotros en nuestra hipercivilizada – pensamos – Europa. Siempre creemos que esto es cosa de países en otros continentes, pero nos sorprendería saber cómo la maldad puede estar muy próxima, porqué no se trata de una exclusividad de nadie. Las eclosiones de violencia, el desprecio por la vida humana, la falta de respeto hacia las creencias y los valores de otras personas….en fin no voy a embarcarme aquí en tratar sobre algo que merecería un análisis más profundo en otro espacio.



Después el autobús nos dejó delante de la entrada a dicho recinto, por el puente de Pila e iniciamos la visita tras la guía, caminando por la calle principal, la Stradun.


La arquitectura gótica está profusamente presente en todos los edificios de la ciudad intramuros. A destacar la fuente de Onofrio, el Monasterio franciscano, el palacio Sponza y la catedral.


La ciudad destacó en la edad media, puesto que constituyó un nudo comercial muy importante, catapultada en tiempos de la dominación veneciana – unos 153 años – y después durante la dependencia de la coalición hungaro-croata. Posteriormente, tras la derrota de esta coalición por los turcos, Dubrovnik pasó a ser una ciudad estado tributaria del imperio otomano, aunque ello no obstaculizaba el que siguiese con su propia organización de gobierno, su política exterior y su proyección comercial.


Durante esa época desarrolló una potente flota con la que mantenía relaciones importantes con algunos países europeos, transportando minerales desde Bosnia y Serbia a España, Francia e Italia. Curiosamente, importaba grandes cantidades de lana desde Catalunya, para elaborar paños y tejidos que luego reexportaba los antes citados países y también a otros orientales.


Visitamos el Monasterio franciscano, donde se ubica la farmacia más antigua de Europa – según la guía. Siempre había creído que este título recaía en la farmacia – museo de Llivia, de la que se tiene constancia escrita desde el año 1594. Puede ser que la actividad como tal se remonte más lejos. Pero la información documentada sobre la farmacia de Dubrovnik se remonta al año 1317.


A media tarde, ya agotados por el calor, decidimos anticipar el regreso al barco y pasando aún por el puerto, lleno de turistas griegos en aquel momento, callejeamos por las estrechas vías de la ciudad, atravesándola en sentido inverso al que habíamos venido.


Curioseamos un poco por las abundantes tiendas de todo tipo, preferentemente orientadas a los visitantes y terminamos la visita premiándonos con una ansiada cerveza.


De regreso al barco, cenamos y asistimos al espectáculo teatral del día, en esta ocasión monólogos de humor a cargo de un humorista que no conocíamos, Joan Domínguez y que nos hizo reír francamente a mandíbula batiente.


Y ya se sabe, como decía aquella famosa revista: la risa, remedio infalible.


07 septiembre 2009

VENEZIA

Tras salir del barco, atravesamos el puerto y llegamos a al Piazzale Roma, donde subimos a un Vaporetto para que navegando por el canal de la Giudecca nos llevase a la Plaza San Marcos. El trayecto proporciona una vista de la ciudad desde el elemento más característico de Venecia: el agua.

El vaporetto estaba pilotado por una mujer joven, más bien menuda, rubia, con el cabello recogido en una cola y que se protegía los ojos con unas grandes gafas de sol. Manejaba la embarcación con la destreza propia de alguien que lleva muchas horas en ese cometido. Las maniobras de atraque y arranque en las paradas eran perfectas, como si condujese un automóvil y no un pequeño buque zarandeado por el oleaje de las otras embarcaciones que navegaban cerca en un ámbito de denso tráfico marítimo.

Mientras pilotaba no paraba de hablar con un joven que estaba a su lado en la cabina, lo que al principio me hizo temer que prestase poca atención a lo que hacia, pero no tardé en darme cuenta de que hubiese podido llevar la embarcación con los ojos cerrados.

Llegamos al desembarcadero de la Plaza de San Marcos. Tanto mi mujer como ya habíamos estado con anterioridad en Venecia y en esta ocasión eludimos visitar los centros históricos de interés turístico. Bueno, no visitamos el palacio ducal, o la iglesia de San Marcos, u otros museos. Más bien nos interesaba ver la ciudad y tratar de captar cómo es Venecia, intentando encontrar aquello que no explican los guías y no se relata en los folletos turísticos.

Esto era difícil en realidad. En primer lugar porqué para ello se necesita tiempo y el nuestro era limitado ya que el barco zarpaba al día siguiente por la tarde y en segundo porqué la bella, romántica y espectacular Venecia es un lugar turístico de primer orden y resulta muy complicado ir quitando capa por capa esta acumulación de lugares comunes orientados al visitante: los palazzos, los museos, las tiendas para turistas, la gran cantidad de personas que circulan de un lugar para otro y que agotadas por el cansancio o por el calor se sientan en las terrazas de los bares, en las escalinatas, en el suelo, en cualquier parte o deambulan con gesto maravillado la mayor parte de las veces, pero también ausente en ocasiones.

Es imposible sustraerse a los cliches de la Venecia, narrada por tantos escritores, con su peculiar punto de vista, desde Casanova, Goldoni, Hemingway, Mann, Sartre, Proust, Brodsky y tantos otros, o, como se ha puesto de moda ahora, del de los que enmarcan en esta ciudad novelas de serie negra como las que escribe Donna Leon .

Es difícil olvidar también que esta ciudad ha sido escenario para grandes compositores y cantantes como Vivaldi, Monteverdi o Cavalli. El propio Wagner vivió y murió en Venecia. O que más contemporáneamente fue cantada con nostálgica tristeza por Aznavour. Decir Venecia es empezar a canturrear la archiconocida canción.

Posiblemente en pleno verano no sea el mejor momento para visitarla, aunque creo que la temporada turística para esa ciudad debe de durar la mayor parte del año.

Por tanto nos dejamos llevar al azar, sin ir a ningún sitio determinado y con los ojos y los oídos muy abiertos. Esa tarde andamos por los alrededores de la plaza, el palacio ducal y el puente de los suspiros, haciendo muchas fotografías y empapándonos del aire brillante y del ambiente. Luego volvimos al barco por un trayecto distinto, el Gran Canal, admirando los edificios y los efectos de la luz reflejada en el agua desde el vaporetto, pasando por debajo del puente del Rialto y disfrutando de los mil colores de las fachadas asomadas a ese espejo ondulante.

Cenamos en el barco, en esta ocasión en el restaurante Mallorca de la cubierta nº 5, que no es un self-service, sino que está atendido por camareros. Salvo por algunos pequeños problemas organizativos sin importancia, la calificación a otorgar es francamente buena.

Por la mañana nos levantamos temprano y nuevamente bajamos a Venecia. Yo arrastraba las consecuencias de un pequeño tirón en los gemelos de la pierna izquierda, que fui sufriendo en mayor o menor medida durante todo el viaje. Pero era tanta la curiosidad que sentíamos que decidimos atravesar andando la ciudad, desde el puerto, hasta la plaza de San Marcos, pasando nuevamente por el puente del Rialto, esta vez por encima

Ello nos permitió conocer una Venecia distinta. Pasamos por callejas, canales y plazas más alejados de los circuitos usuales de los turistas. Fue una visión un poco diferente de la ciudad de los canales en perspectiva postal. Vimos casas, bares y tiendas en callejones de una hermosura intensa. Rincones donde nos entretuvimos contemplando como los funcionarios de la ciudad realizaban su trabajo, que es como el de cualquier funcionario en otras ciudades, pero que lo realizan en barco y no en automóviles o camiones.

Nos paramos a descansar en la terraza de una cafetería, delante de la iglesia de San Stefano, viendo pasar a la gente, como si estuviéramos en Las Ramblas. ¿Hay algo más divertido que ver pasar a la gente tratando de imaginar cómo son, que relación hay entre ellos y a que se dedican?

Pasamos delante del teatro La Fenice, renacido de sus cenizas como el ave de la que lleva el nombre, entramos en atrios de edificios normales y corrientes, tratando de adivinar cómo viven los venecianos.


Y acabamos nuevamente en la Plaza de San Marcos, contemplando los salones del café Florian y chafardeando en las mil tiendas de souvenirs, para comprar finalmente un pequeño jarrito de cristal de Murano ¿Como no?

Intuyo que hay una Venecia no tan conocida y que puede ser más sorprendente. Pero a lo mejor es que esta ciudad con sus paisajes impresionantes, su historia, su acervo cultural y su peculiar atmósfera, puede ofrecer una imagen para cada cual. Detrás de cada paisaje bellísimo puede que haya tu propio paisaje bellísimo. Detrás de los estereotipos puede que lo importante sea tu propia vivencia de la ciudad. El escenario está servido

Sede de la exposición Venecia y Catalunya