03 febrero 2007

El jardinero fiel


“El jardinero fiel”. Acabo de cerrar las últimas paginas del libro, donde el escritor pretende dejar claro que todo parecido con la realidad es pura coincidencia. Lastima que la prensa le contradice. Es evidente que John le Carré tampoco cree en ello y sus manifestaciones son solo un intento de salvaguarda frente a posibles demandas.

El fraude ético en la comercialización de productos farmacéuticos es largamente publicitado. ¿Cómo puede ser que algo relacionado con el bienestar de la gente en todos los países del mundo pueda estar en manos de gente desaprensiva, amparados en nutridos bufetes de abogados que perciben minutas astronómicas para proteger a los que toman decisiones perjudiciales para la humanidad? Digamos directivos de grandes empresas orientados a conseguir sustanciosos beneficios para los accionistas de sus firmas y de paso pingües ingresos para ellos mismos.

O por lo menos esto es a lo que apuntan los comentarios incluidos en las siguientes direcciones de webs… entre otros muchos miles.

http://www.usdoj.gov/opa/pr/2005/September/05_civ_489_spanish.htm
http://blogs.periodistadigital.com/industriafarmaceutica.php/2006/12/02/freno_a_las_mafias_de_los_medicamentos
http://www.boletinfarmacos.org/092004/indice.asp
http://www.uow.edu.au/arts/sts/bmartin/dissent/documents/health/pharmfraud.html#Schering-Plough
http://www.channel4.com/health/microsites/D/dying_for_drugs/resources5.html

Muestra de estas situaciones es la lucha legal de los emporios farmacéuticos para que los países de tercer mundo no puedan producir medicamentos genéricos de bajo coste, como por ejemplo contra el sida, que supondría perder los enormes beneficios de la comercialización de estos medicamentos a los precios estipulados para los países del primer mundo. Problema más abusivo si tenemos en cuenta que los costes de investigación y desarrollo de estos medicamentos seguramente está más que amortizado. Ahí está el contencioso con la India por fabricar genéricos a bajo coste.

¿Qué juez se atreverá a negar el derecho a la vida de tanta gente? ¿Quién se atreverá a sancionar por ello a países como La India – 1.100 millones de habitantes – o China – 1.300 millones de habitantes?

Pero todo esto que expongo es solamente una presunción, como dice John Le Carré y este blog no es responsable por el contenido de publicaciones de terceros.
Bueno, a ver, ¿cual cojo para mi resfriado?

No hay comentarios: