24 febrero 2007

JO NO DEC SER D'AQUEST MON (NO DEBO SER DE ESTE MUNDO)

Solo tres apuntes de noticias que me producen pena, perplejidad y rechazo:
1 - La victima del homicida del metro de Barcelona, tenía una hija a la que hacia 5 años que no veia. Me da pena. Y me da rabia que el homicida, de quien se sabía que no está bien de la cabeza, estaba en libertad tras numerosas detenciones por lesiones, robo y atentado a la autoridad.
2 - El ex-presidente de la Generalitat Pascual Maragall se gastó 74.000 Euros de los ciudadanos para viajar a Senegal junto a 12 personas más y lo único que obtuvo fué que le regalaran una cabra, a la que paseo atada con un cordel para que le fotografiasen. ¡ Gran logro de nuestra "política internacional"! A ver que obtiene Carod de su viaje a la India, pero me echo a temblar recordando lo que ambos dos obtuvieron de su viaje conjunto a Israel.

3 - Dolce & Gabanna decide retirar la foto polémica, unicamente del mercado español, manifestando al mismo tiempo que "España se ha quedado un poco atras". Bueno está claro que ni unos ni otros saben de que hablan. En primer lugar, son desmesuradas las protestas por el anuncio en cuestión, más que violencia la foto rezuma erotismo. Yo creo que no lo hubieran debido de retirar, pero si la firma lo cree así, ¿porqué no aguanta el envite y se dilucida en los tribunales? (caso de que se atrevan a demandarla) y en segundo, no se si esta empresa tiene mucho mercado en nuestro pais, pero con su afirmación ha puesto en tela de juicio a toda una sociedad que hoy en día es la más permisiva y tolerante de Europa. ¿para cuando un boicot a los productos Dolce & Gabanna?
Y hay más noticias... Pero parafraseando el título de la canción de Raimon, (Nosatres no som d'eixe mon), yo debo de ser alienigena, porqué me lo miro muy raro.

11 febrero 2007

El marketing nuestro de cada día

Scusi! Scusi!, signora….

La mujer miró con desconfianza al joven que avanzaba hacia ella desde el otro vector de un ángulo que les llevaría irremediablemente a encontrarse en su vértice unos metros más allá, si alguno de los dos no se desviaba.

Ella asió aprensivamente con más fuerza el bolso que sujetaba entre sus manos. ¿Qué querrá este, pensó? Seguro que quiere hacerme una encuesta. O venderme algo. O pedir para una ONG. ¿Y si es un timador y quiere proponerme algún negocio raro? Pues lo tiene claro.

La señora era una dama de mediana edad, enjuta y bajita, con el pelo negro, muy negro. Lucia un vestido verde oscuro cuya falda le llegaba a media pantorrilla, con un cinturón de la misma tela, bien pasado de moda y como complemento, alrededor de su cuello se asentaba una cadena de la que pendía un sencillo crucifijo de oro. El aspecto era llamativamente monjil.

Llevaba viviendo en Torre Annunziata toda su vida y como no le gustaba viajar, apenas conocía otros lugares que la cercana Nápoles. En una ocasión, cuando la vida aún la estremecía con algunas ilusiones, viajó a Roma para visitar el Vaticano, cuya impresionante arquitectura y fervorosa atmósfera le sobrecogieron durante largo tiempo.

El joven, de unos treinta años, bien parecido, rubio, pero con un pelo frágil que anunciaba futuros problemas alopécicos, iba vestido con un traje ligero de color gris claro y llevaba una camisa también gris, de una tonalidad más oscura que la del traje, luciendo anudada al cuello una corbata que se veía cuidadosamente elegida a juego. Con su mano derecha sostenía una carpeta plastificada de cremallera, que iba abriendo a tirones mientras se acercaba a la señora.

Scusi signora, he visto que ha salido Vd. de la Iglesia y me da la impresión que Vd. suele asistir a las Misas vespertinas, porqué no es la primera vez que la veo. Sin embargo, debo decirle que ahora hacia tiempo que no la veía por aquí.

Sorprendida la mujer le pregunto ¿Y Vd. quien es si puede saberse?

¡Ah señora!, disculpe por no haberme identificado, soy adjunto al párroco de la Iglesia y le ayudo en las tareas de promoción religiosa.

A la mujer aquello le sonó raro. Miró hacia atrás la brillante fachada gris y amarilla de la Parrochia de la SS Trinita iluminada en parte por los tardíos rayos del sol y que contrastaba soberbia contra el cielo gris de aquella tarde que más lejos daba cobijo a la sombra del Vesubio, con su sempiterno penacho.

¿Y que desea de mi?

Verá señora nosotros valoramos las nuevas formas de fidelización para los feligreses. La Iglesia católica está haciendo un enorme esfuerzo para aplicar cada día con más intensidad las nuevas técnicas, consciente de que es lo que la gente pide. Solo hay que ver que tipo de acciones tienen un reflejo constante en nuestra sociedad, cómo integra nuestra sociedad aquellas iniciativas novedosas que hacen que las personas se sientan correspondidas e incentivadas.

La mujer le miró poniendo la típica expresión de quien no entiende nada de lo que le están diciendo, lo que seguramente le ocurría a ella. Mire – intento tímidamente – es que me está esperando mi sobrina para dejarme a su hija, ya que ella tiene un problema y yo me he de quedar a la ragazzina mientras ella va a una visita y yo ya estoy llegando tarde.

Pero nada, el joven había puesto la directa y seguía impertérrito:

Ya se, ya se que Vd. tiene sus compromisos, pero signora, debe Vd. realizar el sublime sacrificio de su tiempo para asistir a la Sagrada Comunión. Juntos hemos de conseguir los objetivos que la Madre Iglesia nos propone. El ratio de frecuencia en la asistencia a Misa durante el último ejercicio en nuestra Iglesia descendió en un 10,2 %. ¿Y ello que supone? Pues que la Santa Sede deplora esta falta de integración de los feligreses con sus objetivos ecuménicos y sitúa a nuestra querida Iglesia en un lugar escandalosamente bajo en el ranking.

Fíjese que nos han superado en asistencia a Misa incluso los feligreses de Amalfi, aquí cerca, ese lugarejo de la costa, cobijo de turistas despendolados y demás gente de raro vivir. Hay que rectificar, hay que rectificar y conseguir nuevamente las cotas de piedad a que estaban acostumbrados nuestros ciudadanos y para ello la Iglesia no duda en emplear los métodos más novedosos, con la seguridad de que ello nos ha de permitir recuperar y superar claramente hitos históricos anteriores.

Con gesto teatral el joven sacó finalmente de su carpeta un folleto profusamente iluminado con fotografías espectaculares de la Iglesia, complementadas con vistas escogidas de la ciudad y sus alrededores, incluyendo Pompeya y Herculano y hasta alguna de la cercana e idílica Capri.

¡Aquí está! exclamó triunfalmente. La fidelización de nuestros feligreses a través de este instrumento, en el más puro estilo de marketing relacional cuyas bondades han sido ampliamente explicitadas por las grandes escuelas de negocios, ha de llevarnos a obtener una mayor cuota de mercado de la feligresía en Torre Annunziata, acorde con las posibilidades y potencial de nuestra parroquia. Aquí tiene y su funcionamiento es extremadamente sencillo:

Cada vez que Vd. asista a Misa, al finalizar el sacristán le hará entrega de un ticket que
Vd. deberá pegar en cada una de las casillas que ve en el interior del folleto. Observe que hay 30 casillas, lo que supone una asistencia diaria, pudiendo elegir a su comodidad el horario para la asistencia, si bien, en el caso de que asista a maitines, el sacristán le hará entrega de dos tickets en lugar de uno.

Una vez completadas las casillas, Vd. deberá llamar al teléfono que figura al dorso del folleto, o contactar con la Parrochia a través de su página web, cuyo site también figura en el folleto.

La señora había cogido el folleto y lo examinaba con curiosidad, sujetando el bolso al cuerpo con su brazo derecho. ¿Y que dice que puedo obtener una vez cumplimentado al folleto?

¡Ah! Señora, aquí esta lo verdaderamente magnífico de este novedoso sistema. Si Vd. consigue cubrir todas las casillas del folleto mensual con sus correspondientes tickets, podrá conseguir importantes obsequios. Aquí tiene la relación. Naturalmente hay que hacer una aportación en forma de donativo, distinto según lo que desee Vd. llevarse a su casa para disfrutarlo en exclusiva para Vd. sola.

Con el folleto totalmente cubierto y un donativo de 10 Euros Vd. podrá obtener este magnífico crucifijo con peana de mármol que ve en la fotografía. Este crucifijo es muy adecuado para instalar en cualquier cómoda que Vd. tenga en casa, lo cual además de proporcionarle en todo momento la oportunidad de efectuar sus rezos sin necesidad de desplazarse, realzará artísticamente el mueble donde Vd. lo instale.

Otra gran oportunidad, mediante un donativo un poco mayor - 30 Euros y el folleto - podrá obtener una reproducción fidedigna del relicario donde se guardan fragmentos de hueso de nuestro Santo Patron. ¡Ah! Y en el supuesto de que no pudiese acudir a la Misa en algún determinado día, como consecuencia de estar de viaje, podrá solicitar del sacristán de la Iglesia a la que asista en su lugar de destino que le selle el folleto en las casillas oportunas, aplicando esta solución provisoria como máximo en tres ocasiones. Como ve, no puede haber mayores facilidades.

La signora miraba extasiada el folleto, soñando quizás con los valiosos objetos que podría conseguir con este práctico sistema. Fijó su mirada en el joven y finalmente guardó el folleto en su bolso, manifestándole: A partir de mañana no dejará de verme Vd. ni un solo día en la Iglesia.

El joven la vio alejarse apresuradamente, mientras que él sacaba su PDA de la carpeta. En el instrumento, enlazado constantemente vía correo electrónico con el servidor de la Parrochia, anotó el nombre y demás datos de la señora a quien había convencido, satisfecho de haber completado sus estudios en el seminario, con un master en business administration realizado en el Chicago Institute.

08 febrero 2007

Pensar hace daño

La historia de un mediocre, escrita por Mclaren Ros (quien posiblemente fue otro mediocre) que rechazaba pensar porqué consideraba que pensar es pernicioso. Pero no es el protagonista ni el escritor quienes me interesan, sino la frase en si, porque es verdad: pensar hace daño, sobre todo cuando se piensa en algo que no gusta.

Y ese es uno de los grandes problemas de nuestra sociedad: como pensar en algo que no gusta hace daño, se elude pensar. Y además, como es tan fácil tener la mente ocupada con la cantidad de información o elementos para el ocio externos que nos llegan, ¿para que pensar?

O sea, seguramente el pensar produce efectos secundarios indeseados:

1 – Agobia.
2 – Produce fatiga.
3 – Da incomodidad
4 – Te hace dudar
5 – Te plantea problemas indeseados de todo tipo, incluso morales.
6 – Cabrea, con los consiguientes efectos perniciosos sobre la salud propia y de los próximos.

Por ello lo mejor es o no pensar o dejar que tus pensamientos estén propiciados por impulsos externos. Por ejemplo, es mejor jugar con una Play Station, que indudablemente requiere una cierta habilidad intelectual, pero no es como elaborar un pensamiento propio que cuesta un esfuerzo creativo. O simplemente memorizar cosas para recitarlas tal cual, como bustos parlantes, pero sin añadir un ápice de aportación propia.

Y luego está el pensamiento imbuido. Hay grandes especialistas en imbuir pensamientos, que luego otras personas manifiestan como si fueran de cosecha propia.

Y así está el panorama. Que seguimos en aquello de “Que inventen ellos”. Que una inmensa mayoría de los jóvenes que estudian en las universidades españolas sigue pensando que los frutos de su esfuerzo deben de obtenerse colocándose como funcionarios en cualquier administración municipal, local, autonómica, estatal, etc., etc.

¿Se lo habrá recetado el médico?

06 febrero 2007

El refredat

Avui he esternudat 42 vegades. Que com ho se quantes han estat?

Perquè les he contat. Després de la primera, que ha estat en el cotxe camí de la feina, m’he procurat un paper a prop per anar-les apuntant així com la duració en milisegons aproximada de cadascuna. Pel mati la cosa s’ha anat accelerant poc a poc, fins a arribar a una màxima freqüència tot just abans de dinar.

Per la tarda la corba s’ha suavitzat, fins a estabilitzar-se entre les set i les vuit, amb una intensitat baixa.

En aquesta anàlisi he intentat també mesurar l’impacte ambiental, contant els caps que s’aixecaven cada vegada que es produïa un esternut meu, però aquest medició s’ha revelat com poc utilitzable, ja que he notat que desprès de les primeres vegades el màxim que he aconseguit ha estat alguna mirada sorneguera.

Amb tota aquesta informació estadística , analitzada la dispersió i la desviació màxima he pogut arribar a la conclusió irrebatible de que estic constipat.

Hem preocupa això, perquè d’aquí a mesurar el temps que pixo, com el personatge d’en Graham Greene, hi ha ben poc.

Qui soc?


Ara resulta que estic insatisfet amb la democràcia, que em sento mes espanyol que català, que parlo castellà a casa (¿?), que els meus pares van néixer fora de Catalunya (Si ho sabessin pobres es quedarien ben parats), que soc solter i sense fills, tinc entre 18 i 34 anys, no tinc assegurança mèdica privada i que em connecto a Internet per a distreure’m.


Be, això darrer si ho han encertat, però tot el demés... I això perquè presumptament no vaig votar a les eleccions de l’1 de Novembre.

I per tenir aquest informació tan valuosa, la conselleria de l’inefable Sr. Saura s’ha gastat 80.000 €. Fins on arribarà la despesa inútil per part dels governs de tot els colors que tenim que sofrir, els d’ara i els d’abans.Hi ha una cultura de trobar una explicació plausible per tot, amanyagada d’acord amb la particular visió de qui vol justificar quelcom davant de l’opinió publica.


Que hi ha robatoris “silenciosos” (fa pocs dies a la cantonada de casa meva, en el mateix bloc). No m’haig de preocupar, perquè l’estadística ens diu que el nivell de delinqüència no es preocupant. Jo no estic preocupat. Estic cagat i ni per un moment se’m acudirà tenir un arma com el de Sudanell.


Amb els “okupes” no passava res. L’incidencia de cases okupades segons les estadístiques no era rellevant. Però llegeixo que a Barcelona hi havia fins la setmana passada 300 “okupacions” que des del punt de vista estadístic no serà important, però ja no son sols els propietaris, sinó també els veïns d’aquestes actuacions, qui n’està ben be fins els collons. Veure carta al director en La Vanguardia d’avui, signada per en Pep Díaz.


Ara si però, perquè l’okupació d’una casa per uns xilens sota les cameres de la televisió i els blocs dels periodistes ha fet saltar la senyal d’alarma, l’Ajuntament de Barcelona està disposat a prendre mesures. Serà que s’han adonat amb alguna enquesta que no son els okupes el gruix de qui els votent?El problema es que estem plens de bones paraules. No passa res, si fins i tot els "okupes" fan contribucions de caràcter cultural. I en els casals "okupats" hi poden anar els nens i els avis...uy, que hem titllaran de pro-sistema!


Per favor i amb tot respecte, ciutadans polítics que heu tingut la sort de que les urnes – amb mes o menys abstenció - us hagin posat en els càrrecs que teniu, penseu mes en els ciutadans. No us gasteu tants cèntims públics en enquestes que us ajudin a entendre el perquè dels fracassos (si es el vostre partit el que ho gasta, no tinc res a dir). No gasteu tants cèntims públics en festes i festetes amb el pretexta de fomentar la cultura – aquesta es un altre. La cavalcada de reis a Barcelona va costar 400.000 €. No dic que ho elimineu del tot, sols dic que els gasteu amb mesura. I gasteu una mica mes en lo que interessa vertaderament als ciutadans del país. Per exemple que les vídues tinguin una pensió digna i no se’ls regategin uns quants miserables Euros de les seves minses pensions. O lo dels peatges.. O lo de la sanitat (perquè a Catalunya hem de pagar mes que a la resta d'Espanya, passant-ho per la benzina?) O lo dels aparcaments, que han començat a aplicar el cobrament per fraccions de 5 minuts, però al mateix temps han encarit el preu de l'hora. O...


O que s’inverteixi en educació, deixant-nos de falses toleràncies, perquè l’educació es el futur del país. A mi se’m trenquen els esquemes veient Aida (la sèrie de TV) i pensant que el que reflexa aquesta sèrie – deixant apart la feina de les actrius i dels actors – pugui ser un mirall del que passa realment. Però per això també hi haurà una enquesta o una estadística ¿no?


Mes enllà dels resultats curiosos (pares, assegurança de salut, etc.) lo destacable de la enquesta es que el 71,4 % dels abstencionistes deia que no havia votat per descontentament amb la política i els polítics. Això si que es revelador. Si ho voleu veure, a:

04 febrero 2007

¡Teno miedo!


¡Teno miedo! ¡Teno miedo! La niña pintaba en su cara una expresión de angustia, mientras se agarraba a la cabeza de su padre, un chico fortachón y alto que la había subido a sus hombros.

Yo miraba la escena, acordándome de mis nietas que reaccionan de la misma manera. La diferencia estaba en los rasgos de la chiquilla, francamente orientales y con esa armonía que los ingleses saben definir muy bien diciendo que una niña es “cute like a button” (una monada).

Y ayer vi un documental sobre la explotación de las trabajadoras en una fábrica de tejanos china. Una de ellas no podía regresar a su casa por año nuevo, debido a que no le habían pagado lo suficiente como para tener dinero para el viaje, pese a haber trabajado día y noche (literalmente) a fin de que el encargo que había recibido la fábrica estuviese a punto en la fecha solicitada.

La niña, una china muy joven, diría yo adolescente, rememoraba con tristeza los ritos tradicionales que su familia acostumbraba a realizar por Año Nuevo y que en esta ocasión se los perdería. Sus emociones podían ser las de cualquier habitante de este planeta que se pierda similar ocasión, sea Año Nuevo, Navidades el Día de Acción de Gracias, o el Ramadán. No se muy bien si este último es el caso, desde el punto de vista de celebración, perdón por mi ignorancia.

Todos los seres humanos son iguales. Tiene las mismas emociones y son capaces de las mismas acciones positivas o negativas. Es la cultura y el ambiente lo que determinan pautas de conducta que pueden oscilar desde la extrema solidaridad hasta la más terrible explotación y maltrato a otros seres humanos generados por el odio o la ambición. Por eso me subleva leer en el periódico de ayer que en Holanda varias personas han rechazado la intervención como oficiante para su boda del hombre que debía hacerlo, solo por el hecho de que era negro.

Me vuelve a la memoria la escena del otro día. Una vez en el suelo la niña vio a su madre, que estaba a mis espaldas. Se le iluminó la cara y fue corriendo a abrazarla. Como también hacen mis nietas. Me volví hacia su padre y le dije: hay cosas que valen la pena ¿no?

03 febrero 2007

El jardinero fiel


“El jardinero fiel”. Acabo de cerrar las últimas paginas del libro, donde el escritor pretende dejar claro que todo parecido con la realidad es pura coincidencia. Lastima que la prensa le contradice. Es evidente que John le Carré tampoco cree en ello y sus manifestaciones son solo un intento de salvaguarda frente a posibles demandas.

El fraude ético en la comercialización de productos farmacéuticos es largamente publicitado. ¿Cómo puede ser que algo relacionado con el bienestar de la gente en todos los países del mundo pueda estar en manos de gente desaprensiva, amparados en nutridos bufetes de abogados que perciben minutas astronómicas para proteger a los que toman decisiones perjudiciales para la humanidad? Digamos directivos de grandes empresas orientados a conseguir sustanciosos beneficios para los accionistas de sus firmas y de paso pingües ingresos para ellos mismos.

O por lo menos esto es a lo que apuntan los comentarios incluidos en las siguientes direcciones de webs… entre otros muchos miles.

http://www.usdoj.gov/opa/pr/2005/September/05_civ_489_spanish.htm
http://blogs.periodistadigital.com/industriafarmaceutica.php/2006/12/02/freno_a_las_mafias_de_los_medicamentos
http://www.boletinfarmacos.org/092004/indice.asp
http://www.uow.edu.au/arts/sts/bmartin/dissent/documents/health/pharmfraud.html#Schering-Plough
http://www.channel4.com/health/microsites/D/dying_for_drugs/resources5.html

Muestra de estas situaciones es la lucha legal de los emporios farmacéuticos para que los países de tercer mundo no puedan producir medicamentos genéricos de bajo coste, como por ejemplo contra el sida, que supondría perder los enormes beneficios de la comercialización de estos medicamentos a los precios estipulados para los países del primer mundo. Problema más abusivo si tenemos en cuenta que los costes de investigación y desarrollo de estos medicamentos seguramente está más que amortizado. Ahí está el contencioso con la India por fabricar genéricos a bajo coste.

¿Qué juez se atreverá a negar el derecho a la vida de tanta gente? ¿Quién se atreverá a sancionar por ello a países como La India – 1.100 millones de habitantes – o China – 1.300 millones de habitantes?

Pero todo esto que expongo es solamente una presunción, como dice John Le Carré y este blog no es responsable por el contenido de publicaciones de terceros.
Bueno, a ver, ¿cual cojo para mi resfriado?