07 enero 2006

UN BARRIL DE POLVORA


No hace mucho, en mi nota llamada “Admirado Gregorio Moran” decía:

“A estas alturas, creo que no necesitamos incitaciones. La guerra civil termino hace 60 años y lo que me preocupa es que cada día sale algún elemento dispuesto a resucitar el conflicto. Ya se, ya se que alguien me dirá, a lo mejor tu mismo, que el riesgo ahora no es el de entonces, que la sociedad ha evolucionado y ahora no podría ocurrir aquello.”

Pues mira, ya ha salido uno: Un Teniente General advierte sobre la “obligación” del ejército de intervenir en el caso de que se vea en peligro la unidad de España, con motivo del Estatuto Catalán. Cierto es que se han apresurado a tomar medidas (ver http://actualidad.wanadoo.es/carticulos/113638.html), pero la amenaza, “en nombre de numerosos sectores del ejercito, preocupados por la situación”, ya flota en el ambiente.

Y me ponen nervioso los esfuerzos que los medios informativos y políticos o editorialistas hacen para poner de relieve que no pasa nada, como la frase “El Ministro de Defensa rechaza que España esté de regreso a las épocas de la lucha fraticida” (textualmente).

La cuestión es que, como dice mi admirado Gregorio Moran, estamos sobre un barril de pólvora y no solo por este desafortunado mensaje de alguien, cuyo deber es muy distinto del de cuestionar lo que los políticos hacen. Si nos parece bien o mal cómo lo hacen es otra cuestión y para eso tenemos las reglas de juego democrático.

Estamos sobre un barril de pólvora por lo que ocurre en la calle, por la inmigración, por los gobiernos de otros países que se arrogan el papel de gendarmes mundiales, aunque nadie se lo haya pedido – bueno, no siempre - por la violencia gratuita, por el maltrato, por la explotación humana, por la explotación económica, por la intolerancia, por la corrupción, por, por….Y mientras tanto, vamos de rebajas.

Me contenta leer de vez en cuando alguna observación lúcida, como las de Manuel Castell en torno a la Inmigración. Castell afirma que en esta materia puede haber políticas más inteligentes, realistas y eficaces, como por ejemplo que exista una ayuda efectiva al desarrollo del planeta, para que la gente tenga alternativas en su tierra.

Arduo problema este de la inmigración. Ahora parece como si hubiera un despertar y la gente empezase a darse cuenta de que una inmigración no controlada puede llegar a constituir un problema para el país de acogimiento. Entre la pusilánime postura de quienes dicen ¡que vengan todos con o sin papeles! , y la cerrazón de los que dicen que aquí no tiene que entrar nadie, hay como siempre un término medio que seguramente será más apropiado.

Una sugerencia para la reflexión. Los inmigrantes van cubriendo los puestos que los españoles no quieren, ¿no quieren? Una vuelta por los almacenes, tiendas, grandes superficies, etc., etc., me ha permitido ver dependientes que durante todo el mes de diciembre del pasado año han estado trabajando intensivamente, incluso sábados y festivos, y hoy y mañana, domingo también trabajarán, porqué han empezado las rebajas.

El sistema de retribución por el trabajo en dichos sábados y festivos para estos empleados, la mayor parte de las veces, se limita a una compensación por tiempo libre equivalente, cuando la empresa lo decida, es decir, habrán sacrificado festivos en época navideña a cambio de tiempo libre, naturalmente cuando el impacto del aprovechamiento de este tiempo libre suponga la menor carga para la empresa. Ello aparte de la precariedad laboral y de unos salarios de miseria.

¿Y porqué empresas importantes pueden mantener estas condiciones en oferta? No están las cosas como para rechazar un empleo aún de estas características, y esta postura no hará variar las constantes de oferta/demanda en el mercado laboral para este segmento de habitantes del país, porqué el empresario siempre puede recurrir a contratar a otro personal que está esperando a encontrar empleo con estas condiciones, inclusive inmigrantes, ya que estos están dispuestos a trabajar con ellas.

Y la prueba está en que cada vez hay más personas extranjeras en tales puestos de dependientes, camareros, etc.

¿Con ello se favorece a los inmigrantes? Creo que con ello se favorece más bien a las empresas, que en aras a la sacrosanta competitividad, mantienen niveles salariales muy bajos y unos regímenes laborales precarios, mientras que obtienen elevadas ganancias (si la bolsa es un reflejo de cómo van las empresas, echen una mirada a cómo ha ido la bolsa en el 2005 y cómo ha empezado el 2006)

Por tanto el que vengan muchos inmigrantes aquí sin un control adecuado, es cierto que en lo inmediato puede favorecer soluciones para situaciones penosas de hambre y miseria, pero a medio plazo supone el mantenimiento de comportamientos empresariales reprobables, no soluciona el problema en origen, es decir se mantienen las causas que en sus respectivos países de origen producen los motivos por los cuales la gente se ve impulsada a inmigrar y empobrece a los habitantes autóctonos de nuestro país.

Para entender esto, me remito a un comentario que me hizo días atrás un amigo irlandés, contrastando los problemas de la vivienda entre Dublín y cualquier ciudad española. Me decía, claro que las viviendas en Irlanda han subido mucho de precio. Pero también los salarios han subido en consonancia, cosa que no ha ocurrido en España, donde el diferencial entre el coste de vida y los ingresos sigue incrementándose. Y seguirá incrementándose, entre otras cosas, por los motivos apuntados anteriormente.

¿Quiere decir esto rechazar el que vengan los inmigrantes? Yo creo que más bien lo que habría que hacer es velar porqué los empresarios no apliquen prácticas que favorezcan estas situaciones. Por ejemplo, ¿es necesario que los grandes comercios y superficies abran en tantos días festivos?

Y mientras tanto, por otra parte, el grado de endeudamiento de las familias sigue aumentando. Como es propio en tiempos de crisis, aparecen los “vendedores de duros a cuatro pesetas", esas empresas que te ofrecen “rebajar” tus deudas concentrando los préstamos y pasando a pagar una mensualidad inferior. Pero, ¿es que a estas alturas aún consiguen engañar a incautos? O es que la gente anda muy desesperada entre letras del piso, más y más inalcanzables cada día ante la pasividad del gobierno (¿alguien recuerda siquiera las soluciones habitacionales de 30 m2.? ¿Se ha vuelto a hablar de este grave problema?), la cesta de la compra, los gastos escolares y el desaforado consumismo a que nos aboca la machacona publicidad que nos invade.

Puesto que aparecen como setas en Octubre lluvioso, será que les va bien. A sus clientes ¿se les ha ocurrido mirar que es lo que acabarán pagando y relacionarlo con el montante real de sus deudas?

Deberían de estar prohibidas estas empresas. ¿Veis?, Esta es una formación que echo a faltar en los colegios, que los adolescentes aprendieran sobre economía familiar: qué les va a suponer la contratación de una hipoteca en relación a sus ingresos, como gestionar adecuadamente su patrimonio o sus ingresos, que riesgos corren cuando estampan su firma en un contrato, etc., etc.

Pero mientras tanto, mañana iremos de rebajas. A propósito, ¿porqué nadie le ha comprado en las rebajas una chaqueta para Evo Morales?
Otro día escribiré sobre Harold Pinter.
Jordi Nounou



3 comentarios:

albert dijo...

Hola,

Vertiginosa "zigazaga" a los que abogan por los "sinpapeles" a mansalva, ya que todos sabemos de que pie cojean, les das donde más les duele. Dios, quiero ver sus caras cuando alguien les comente que fomentan la depauperación del ciudadano medio en pro del magnate multinacional.

¿Es acaso posible que una mano tenga vida propia?. Noooo, no es posible, y si se produce el caso es que el cerebro no rige. ¿que se hace entonces? medicar.

A ver si esta moda por los ansiolíticos y antidepresivos que vivimos hoy en día llega a las altas esferas del cerebro/gobierno y le chutan al general este 300 miligramos de paroxetina para que se tranquilice un poquito y de paso les recetan tranquimazin a los subordinados en los que , cobardemente, se escuda.

Me da miedo pensar que el cerebro puede estar enfermo y no regir.

Una abraçada

Anónimo dijo...

Despues de leer tu reflexión, no se si tirarme al metro o........en fin, desgraciadamente estoy de acuerdo contigo y digo desgraciadamente por que el panorama politico, economico y social que estamos dejandoles a nuestros hijos no es la mejor herencia que como padres responsables debemos dejar.Van a tener trabajar mucho y trabajar de manera empatica y con ello equilibrada para poder solucionar los graves problemas que existen, no solo en España, en el mundo entero.
Pienso que dentro de 20 o 30 años en los libros de Historia ( ¿Se estudiará esa materia o tambien la quitarán? ) habrá un tema que se titulará " Historia de España entre 1990 y 2006 o como no hay que hacer las cosas ". Espero que aprendan de los errores del pasado y se dejen contaminar....Como decia la cancion de Victor Manuel y Ana Belen, dejarse contaminar de la riqueza cultural que aportan otras personas que hoy llamamos "Inmigrantes" y que espero que en el futuro sean llamados simplemente "Habitantes", ya que todos somos habitantes de este planeta, y ese afán de ser originario de un lugar o de otro es solo una loteria del destino. Si fueramos todos mas humildes o si pensaramos solo un poquito en las consecuencias de nuestros actos, nos dariamos cuenta que vamos por muy mal camino.
Todo lo dicho se resume en el principio de un poema de Vicente Aleixandre que dice:
" No importan los emblemas
ni las vanas palabras que son un soplo solo.
Importa el eco de lo que oí y escucho..."
Un beso,

Star.

xatevexo dijo...

El problema es quien diablos "pintó" las rayas, quien puso las fronteras.Buscarle, ese es el culpable.
por cierto Nounou ¿como va ese hombro?.