25 julio 2017

La guerra de l'arròs - 1

La Gaietana subjectava amb ma ferma les regnes del cavall que muntava i que traspuava suor i neguit, de mentre que amb l’altra brandava la bandera amb la que s’havia proveït perquè tothom la veies i la seguís. Mirà al darrera cap el poble, cap a Albons i al seu cap vingueren les imatges dels nombrosos morts com a conseqüència de l’epidèmia que havien patit recentment i encara en patien les seqüeles. Cercà amb la vista a l’alcalde i als altres vilatans que s’havien compromès a fer-li costat en el seu propòsit de destruir els conreus d’arròs de la zona, les sèquies i els deficients canals per la irrigació dels camps de cultiu, que eren l’origen i la causa del paludisme i de les epidèmies que devastaven a la població, sobre tot la dels treballadors que es passaven la jornada ajupits, amb els peus immersos en el fang dels camps, per a sembrar i recollir les collites de les que es beneficiaven els propietaris de la terra, els perceptors dels delmes, com  els nobles que tenien drets ancestrals sobre l’aigua i l’explotació dels molins i l’Església, per...pel que fos. I alçant la bandera, cridà “mori l’arròs!”  i a continuació aquella gent es dedicà a una sistemàtica i minuciosa destrucció del cultius d’arròs i de la infraestructura de rec.
 Aquesta dramatització es basa en una historia real, ocorreguda l’any 1797. Tant la protagonista com l’escenari i els motius de la revolta existiren i van ser verídics i son part de l’historia del cultiu de l’arròs a les comarques de l’Alt i el Baix Empordà a Girona, des de que els humans s’adonaren de que el cultiu d’aquesta gramínia en unes terres que li eren altament favorables, proporcionava notables beneficis. Sobre tot als qui se'n beneficiaven sense exposar la seva salut.

Gaietana sujetaba con mano firme las riendas del caballo que montaba, cubierto de sudor i nervioso, mientras que con la otra  enarbolaba la bandera de la que se había proveído para que todo el mundo la viera y la siguiese. Miró hacia atrás, hacia el pueblo de Albons y en su cabeza se reprodujeron por un instante las imágenes de los numerosos fallecidos como consecuencia de las epidemias que habían sufrido recientemente y de las que aún sufrían las secuelas. Buscó con la vista al alcalde y a los demás conciudadanos que se habían comprometido a ponerse de su lado en su propósito de destruir los cultivos de arroz de la zona, las acequias y los deficientes canales de irrigación, que eran la causa y el origen del paludismo y de las epidemias que asolaban la población, sobre todo a los trabajadores que pasaban la jornada agachados, con los pies sumergidos en el lodo de las plantaciones, para sembrar y recoger las cosechas de las que se beneficiaban los propietarios de las tierras, los perceptores de diezmos, como los nobles que tenían derechos ancestrales sobre aguas y explotación de molinos y la Iglesia, por...por lo que fuese. Y levantando la bandera al grito de "Muera el arroz" aquella gente se dedicó a una sistemática y minuciosa destrucción de los cultivos y de los sistemas de riego.
Esta dramatización se basa en una historia real, acontecida el año 1797. Tanto la protagonista como el escenario y los motivos de la revuelta existieron y los hechos fueron verídicos y forman parte de la historia del cultivo del arroz en las comarcas del Alt y Baix Empordà en Girona, desde que los humanos se apercibieron de que el cultivo de esta graminea en unas tierras muy favorables para ello, les reportaba pingues beneficios. Sobre todo a los que se beneficiaban sin exponer su salud.










1 comentario:

xatevexo dijo...

me recuerda un poco el destino de una maravillosa zona de Galicia, Xinzo de Limia, y su otrora floreciente Lagoa de Antela (laguna) lugar de nacimiento del rio Limia, llamado Lethes por los romanos, al confundirlo con el rio Lete de la mitología.

Copio de la Wiki:

"Este río fue llamado Lethes por los antiguos romanos, al confundirlo con el legendario río Lete (río del Olvido) del Hades, de la mitología romana, el cual se creía que tenía la propiedad de borrar la memoria de quienes lo cruzaban. En 138 a. C., el general romano Décimo Junio Bruto intentó deshacer el mito, que dificultaba las campañas militares en la zona. Se dice que cruzó el río Limia y entonces llamó a sus soldados desde el otro lado, uno a uno, por su nombre. Éstos, asombrados de que su general recordara sus nombres, cruzaron también el río sin temor, acabando así con su fama de peligroso. En sus orillas construyeron el campamento de Aquis Querquennis del que se conservan restos actualmente".

A Lagoa de Antela era una laguna que media 7 km de largo por 6 de ancho y estaba unos 600 m de altitud, tenía gran cantidad de vida sobre todo de aves acuaticas, pero era culpable de generar problemas sanitarios y sufrió muchos intentos de desecación artificial, culminados en los años 50.
Los años posteriores fue pasto de los planes agrarios de la época con una nefasta concentración parcelaria, introducción de cultivos de temporada, patata especialmente qu todavía subsisten, junto con un vano intento de recuperar el humedal, dificultado por las zonas de cultivo, la extracción de arena que le hizo mucho daño, y el asentamiento urbano. En esta zona son famosas las "ancas de rá", ancas de rana como producto culinario servido en bares y restaurantes, las ranas, único vestigio vivo de lo que fue su hábitat, un humedal de los mas importantes de España.

Es el progreso...


gracias por tus relatos.


xosé manoel