24 agosto 2013

Gibraltar

¡Que pereza!

Se hace difícil esto de ponerse a escribir, buscando como fuente de inspiración las noticias de los periódicos.

Le da a uno pereza examinar y debatir los sesudos análisis que hacen los políticos, los tertulianos, los comentaristas, los escritores de blogs, los vociferantes en foros, aquellos que saben de todo, etc. ¡Sesudos análisis de contenido proporcionalmente predecible según la orientación del medio a través del que se difunden!

Las posiciones sobre los temas son cada vez más radicalmente opuestas y manifestadas con vehemencia, incluso aquellas que intentan defender asuntos de naturaleza justa. Parece que los humanos solo seamos capaces de dilucidar nuestras diferencias en un escenario de gritos, descalificaciones e insultos.

Por ejemplo en el tema de Gibraltar. El conflicto se observa con miradas llenas de despropósitos.

Los unos atacan al Gobierno español con peregrinas afirmaciones, apoyando a los británicos y a los gibraltareños.

Otros lo defienden con otras aseveraciones aún más fuera de contexto, invocando el españolismo cañí.

Algunos confunden la gimnasia con la magnesia y encuentran puntos de alineación con los habitantes de un lugar que – por favor no nos olvidemos de ello – supuso, una vez más, que las grandes potencias satisfechas ya sus apetencias y resueltos sus problemas político – comerciales, firmasen pomposos tratados y dejasen a los habitantes de la tierra de los que confunden, más colgados que un salchichón, como decimos por estos pagos.

El propio Gobierno utiliza el tema para tratar de distraer la atención sobre vergüenzas puestas demasiado en evidencia y que el olvido estival parece que no logra atenuar del todo.

Y aún parece que puede haber personas vinculadas al Gobierno con intereses en empresas ubicadas en el propio Gibraltar.

Yo de simpatía hacia los gibraltareños, ninguna. Los veo unos oportunistas descarados, aparte de responsables de otras cosas que parece que ocurren allí. Tampoco la tengo hacia un partido en el Gobierno que ha engañado también descaradamente a los habitantes del país, con sus corrupciones, con sus incumplimientos y con la jeta que le echan.  

Creo que la postura adecuada es la de examinar las cosas desde lejos, objetivamente y sin tomar partido y más si este posicionamiento se justifica simplemente por estar en contra de los otros. Tampoco hay que olvidar que todo esto y muchas otras cosas vienen de lejos.

De cuando los reyes o aquellos que se consideraban reyes, eran dueños y señores de vidas y haciendas. De aquellos que conformaban una institución, la monarquía, hoy en día absolutamente inútil en todos los países de la tierra. ¿Os habéis dado cuenta de que la mayor parte de conflictos ocurridos hasta el primer cuarto del siglo XX han sido provocados como consecuencia de dirimirse cuestiones relacionadas con las monarquías, o bien para emanciparse de ellas?

Las guerras de sucesión en varios países, las guerras sudamericanas, las guerras napoleónicas, las carlistas, la guerra austro -húngara… ¡Que hartazgo!

Por ello, no se si Catalunya alcanzará alguna vez la independencia, si habrá cambio de gobierno en España o si finalmente Europa nos llamará al orden y propondrá otras formas de gobierno más, digamos “europeas”. Pero en cualquier  caso,  lo que si espero, confío y deseo es que sea a nivel europeo, español o catalán, la forma definitiva de gobierno sea la República.


2 comentarios:

xatevexo dijo...

A mi tambien me traen al pairo fervores patrióticos y reivindicaciones territoriales, sin embargo parece desfasado que una nación mantenga soberanías por antiguas que sean en territorio claramente de otro pais. Pero el asunto irá para largo por que lo que se discute no es la propiedad de la roca sino el control de los negocios que giran alrededor de un estatus tan obsoleto como oportunamente opaco.
La oportunidad de la cortina de humo (¡vaya otro Cortina tambien la armó en su dia!)le va bien al PP y además a su socio de los casinos que solucionarán el paro en Ejpaña tambien. No se puede permitir la competencia de que los casinos on line con sede en Gibraltar no coticen a Hacienda... Mueven mucha pasta para que se lo permitan.Adel-son ya manda mucho.

xatevexo dijo...

Y si, ¡Viva la República!. Afortunadamente tenemos una monarquia que cada vez que abren la boca alguno de sus miembros o miembras o hacen algo ayudan a la causa republicana. Es como los del PP cuando hablan de Catalunya, fabrican mas y mas independentistas.