30 noviembre 2012

Cinquanta anys de cançons




Dos gestors musicals que van marcar notablement la meva joventut, per motius ben diferents.
 
Tot i que jo era mes be dels Beatles, no podia sostreure’m a la marxa i al rotllo dels èxits dels Rollings,  que en aquells allunyats anys esclataven amb força - sobre tot els anys 1965 a 1968 - a les festes, “guateques” sales de ball (l’eclosió de les discoteques vindria també mes o menys per aquella època), etc. etc. Alguns dels seus principals temes son encara sonats i no superats, com Route 66, Satisfaction, Jumpin Jack Flash, Angie, Paint it black...
 
I van començar fa 50 anys. Com l’altre cantant, en Raimon.
 
Estils ben diferents. La musica dels primers es expansiva, per a desamarrar-se, desinhibir-se i ballar en pla esbojarrat. La d’en Raimon es la mostra d’una època, del fervor per la llibertat, musica molt propera, musica que ens parlava de que hi havia altres sistemes on els ciutadans podien gaudir del respecte i exercir els seus drets. També es el plany pel que havia passat i seguia passant.  Es la musica dels concerts gairebé d’amagat en els seixanta, la dels encenedors amb els que  s’expressava l’emoció continguda i l’ay a la gola. Al vent, Quan jo vaig néixer, D’un temps d’un país, Jo vinc d’un silenci...
 
Ah, l’enyorança de la joventut!! Una mica de nostalgia:

http://youtu.be/TXLZCtUDEWQ




10 noviembre 2012

Lo Imposible - cada cosa en su contexto

Esta semana hemos ido a ver la película Lo Imposible, atraídos por los comentarios favorables que habíamos leído y oído sobre la película.

No soy un crítico de cine y no me considero un experto en la materia. Por lo tanto me guío más por las impresiones y sentimientos que la película me inspiró, que por el resultado de un análisis estructurado. Y efectivamente puedo afirmar que los comentarios elogiosos son merecidos, tanto desde el punto de vista técnico, como por la interpretación de los actores,  si bien hay un par de cosas que no acabo de comprender.

La película se basa en las vivencias experimentadas por una familia  que vive en Barcelona, los Alvarez-Belon y sus tres hijos, cuando el 26 de Diciembre de 2004 sufrieron las consecuencias del tsunami que asoló las costas asiáticas. ¿Por qué en la película los protagonistas se transforman en una familia, aparentemente norteamericana, los Bennet,  residente en Japón? ¿Exigencias del mercado norteamericano? ¿Es que el hecho de que los protagonistas reales fueran españoles le quitaba verosimilitud a la historia?

El trabajo de los actores debo reconocerlo como muy bueno, especialmente el de Tom Holland, en el papel de hijo primogénito.  Encuentro que Naomi Watts desempeña un papel acertado en su desarrollo dramático, si bien la veo algo fría y distante en su rol de madre y esposa. Quizás porqué al saber que se trataba de una familia española me la imaginaba de otra manera.

¿No hay actores españoles que hubieran podido cubrir estos papeles? Por ejemplo en el papel de Maria, yo hubiese visto perfecta a Emma Suárez. ¿Nuevamente exigencias de los distribuidores norteamericanos?

Las imágenes de la catástrofe y sus consecuencias en las personas, están realizadas a la altura de las grandes producciones y el impacto de determinadas escenas en el público es notorio si se observan las reacciones de algunos espectadores alrededor. No obstante a mi personalmente me ha producido mayor impacto emocional el contemplar las imágenes reales en el enlace que adjunto, donde se pueden apreciar las terribles consecuencias, no solo en los turistas que estaban en aquellos momentos en la zona, sino también en los habitantes autóctonos.
 

http://www.tsunamis.com/tsunami-pictures.html


08 noviembre 2012

Campañas electorales


- ¡¡Ya nadie tiene educación!! Entras, saludas con un Buenos Días y nadie te responde.

Era una voz femenina, anormalmente elevada de tono. Al principio creí que se trataba de uno de tantos músicos o cantantes que amenizan a los pasajeros entre estación y estación, a cambio de algún óbolo. Por cierto que los hay muy buenos, como el flautista que días atras me deleitó con el Canon de Pachelbel, entre las estaciones de Glorias y Plaza Catalunya. Impresionante.

Luego me di cuenta de que no eran “amenizadores de viaje”. Quien se expresaba así era una señora de mediana edad, vestida con una cierta elegancia y tocada con un sombrero de estilo tiroles. Se dirigía a otra persona de aspecto similar que estaba sentada delante suyo y ambas ubicadas en asientos cerca de donde yo estaba tratando de leer el periódico.

- Y es que solo piensan que el catalán y venga y venga, el catalán. Es todo lo que les preocupa, pero de educación nada de nada. Solo hay que fijarse en esos niñatos, incapaces de levantarse para ceder el asiento a una señora. Aaaah, pero conmigo no les vale, que yo he hecho levantar a más de uno y a mas de dos.

Pero, por que chillaba tanto? Y la señora de delante también le contestaba cargada de decibelios: que si la independencia, que si los nacionalistas, que si los unos y que siempre los mismo, que se equivocan…

Bueno, pues no hacia falta mucha imaginación para saber por donde se movían políticamente aquellas señoras. Y yo pensé ¡¡joder con la crisis!! Como se ve que el dinero no llega, en lugar de hacer grandes mítines, el proselitismo tratan de realizarlo mediante acciones  como la de esta mañana en el tren de cercanías.

Me levanté y me fui al otro extremo del vagón. No por nada. Según que “amenizadores“  suben al tren, también lo hago. Pero ahí un poco amortiguada seguía llegándome la cantinela acusadora: ¡que se equivocaaaaaaaan!