29 octubre 2012

DIOS....

"Cuando sucedió el terremoto me hice la misma pregunta que me he vuelto a hacer ahora: ¿Dónde está Dios cuando suceden las catástrofes naturales?" Frase pronunciada por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, en su reciente visita a Haití.

Esta pregunta se la han hecho muchas personas, cuando se han encontrado frente a desgracias ocasionadas por fenómenos naturales o, peor aún, cuando la maldad humana se explaya y bien sea por acción o por omisión da lugar a la humillación, a las vejaciones, al maltrato y/o a la muerte de otros seres humanos.

Según criterios teológicos y filosóficos tradicionales, se identifica el nombre de Dios con un ser supremo y omnipotente. Generalmente se le han atribuido calificativos como omnisciente, omnipresente, de bondad perfecta y de existencia eterna y necesaria. Poner en tela de juicio estas atribuciones fue materia de persecución por la Iglesia durante muchos años oscuros. Esos años en que cada cual tenía la idea de que Dios estaba a su lado, enfrentado a otros que también pensaban que Dios les apoyaba y en definitiva quienes acababan recibiendo eran aquellos instrumentalizados por unos o por otros.

Si examinamos lo de bondad perfecta, la pregunta del arzobispo de Oviedo cobra una singular importancia. No voy a entrar en las apreciaciones que para tratar de explicar esta aparente contradicción se han utilizado a través de los siglos por filósofos, o teólogos, sino que voy a centrarme en una idea mía particular sobre el concepto de Dios, aunque como soy consciente de que somos muchos, el que sea una idea particular mía no presupone que nadie más que yo lo haya pensado:

¿Y si Dios no tuviese en todo o en parte estas atribuciones magníficas que distintas Iglesias le reconocen? ¿Y si Dios fuese un ente capaz de crear un Universo y mantener su existencia, pero no de influir en el comportamiento de fenómenos naturales o de controlar las pasiones de los seres que ha creado? ¿O tal vez es que desde la cúspide desde donde gestiona la Creación, lo que suceda con las criaturas que ha creado, con capacidad o no de sentimientos, no le llega, o no es una cuestión en la que deba de intervenir?

La idea de un ente generador de  lo que conocemos desde nuestro reducido mirador espacio temporal, parece compatible con las ideas científicas al respecto, pero buscarle adornos cuya definición estaría más cercana a comportamientos propios de seres humanos me parece que no es justificable.

Por eso, cuando me llega un interrogante como el del Arzobispo de Oviedo, me reafirmo más en mi criterio de que ese Dios compasivo, que ayuda a que los seres humanos sigan el camino recto, que les premia sus buenas acciones y comportamientos, no existe.

Creo en ese  Dios, organizador del Cosmos, pero no muy concernido por lo que le ocurre a la humanidad. Y también creo en ese otro Dios, que esta dentro de cada cual y que, ese sí, es capaz de sentir compasión o solidaridad, inspirar comportamientos abnegados y ver las cosas con ecuanimidad y tolerancia.

O no. Pero en ese caso se le llama de otra manera.
 
 
Foto Reuters

 

 

 

 

 

 

1 comentario:

xatevexo dijo...

A mi que el sr. arzobispop se pregunte donde está Dioscuando ocurren estos eventos, me parece una pregunta retórica, una por que seguramente tampoco cree demasiado en su existencia y otra por que aprovecha, por si las moscas, y lanza una velada acusación a su Director General de no dar la cara y evitar las desgracias a los hombres.
Sin embargo, si de paliar daños materiales se trata, yo le preguntaría al sr.arzobispo donde está la Iglesia Católica y por que no pone a disposición de los que sufren sus numerosas riquezas. Me temo que la respuesta es la misma. O SEA NINGUNA.

Si creyera en la existencia de ese ser al que interroga, este arzobispo y todos sus colegas cumplirían un antiguo encargo del Vicedirector, Hijo del Jefe que estará que TRINA (nunca mejor dicho) viendo como estos encargaos le chafan todo el esfuerzo.

Pero por mi parte ahi queda tambien la acusación al reverendo Jesús Sanz.

Pero a diferencia del arzobispo preguntón no está mal la reflexión que tu haces dispensando a ese Dios Creador de la tarea y responsabilidad de actuar en todo momento y de dirigir en tiempo real el destino de todos y cada uno de los elementos de la Creación.
Si existe ese Ser superior seguramente estará a otra cosa o acomodado en ese sexto día en el que cansado del curro y viendo que todo funcionaba mas o menos, inventó la siesta.
No me hagas mucho caso pero segun parece, desde el instante en que puso esto en marcha dejó hacer su trabajo a todas las fuerzas conocidas y las que aún desconocemos y ahí están ellas, inexorables, encadenando sucesos en todas las dimensiones de forma interminable y misteriosamente acompasada.
Esa es la grandeza de la Obra seguramente.
La de los arzobispos está por ver.