26 septiembre 2011

Septiembre

Septiembre se está acabando y justo hemos entrado en el otoño de este 2011. Leer periodicos, entrar en los foros de Internet...ufff, casi todo gira sobre lo mismo, política, economía, crisis, crisis, economía, política y lo que no es ni una ni otra, pronto la convierten. Cansa ¿no? Y como un niño discolo, mi cabeza quiere huir de clase. Evadirse a otros mundos donde las prioridades sean distintas. El concepto de la belleza por ejemplo, al que le estoy dando vueltas. Así en abstracto: la belleza estética, la conceptual, la moral...¿Hay tantas bellezas? No lo se, la realidad suele hacer que aterrices bruscamente, pero ahora quiero eludir aterrizajes bruscos y me refugio en la melancolia de este inicio otoñal. ¿Se puede pretender disfrutar eternamente de la belleza?

¿Lo que nos parece bello en la niñez o en la adolescencia, seguirá pareciéndonos bello en la madurez o en la vejez?

Habrá aspectos que si y otros que no. La emoción que nos ha suscitado algo que hemos encontrado bello en una determinada época de nuestra vida, ¿no se perderá a copia de repetir su percepción una y otra vez a lo largo de los años? ¿Es posible saturarse de la belleza?

Bueno, no vay a responder a tantas preguntas, puede que para quienes me leeis resulte aburrido. Pero en esta tarde meláncolica, os voy dejar un enlace a una no menos melancólica y bella melodia. Que la disfruteis.

http://youtu.be/Z0ymGIwdD4A/





5 comentarios:

jeronimo carrera dijo...

Amigo Jordi. Te has metido tu solito en un verdadero laberinto. La búsqueda de la felicidad es como la búsqueda del Santo Grial. No se sabe si existe, se sabe - eso sí -, que muchos han dedicado su vida a buscarlo. Que tengas suerte en esta búsqueda. Seguramente encontrarás cosas y senderos bellos y misteriosos.

xatevexo dijo...

Yo no lo relacionaría con la melancolía, ese estado en el que nos es fácil sumirnos en la tristeza y en los bellos recuerdos que consideramos perdidos.
No, yo creo que es una suerte que nuestros sentidos sean capeces de percibir la belleza en todos sus matices y estados.Que sean capaces de evolucionar para que en cada etapa de la vida y con cada estado de ánimo podamos disfrutar de distintos niveles de percepción.
La búsqueda de la belleza es una decisión encomiable, que no siempre practicamos, y que por suerte su contemplación es mas un estado de ánimo propio que un mérito de aquello que es apreciado como bello. Hay cosas bellas que tiene la cualidad de parecerlo a casi todo el mundo, a lo mejor por sugestión o por no discutir, pero no es necesario que lo que a uno le parezca bello le tenga que parecer al otro.
De ahi que al ser algo personal, podamos cambiar de opinión o de objetivo enfocando hacia donde nuestros sentidos nos lleven.
Nuestro concepto de belleza es adaptable a nuestra educación, entorno, formación, ambiente y creo que sobre todo a nuestro estado de ánimo en cada momento.
Es bueno estar predispuesto a disfrutar de la belleza. Cuanta mas predisposición mas amplia es la gama de cosas que nos harán disfrutar.

Mi blog dijo...

La belleza amigo Jordi, puede estar en cualquier lugar,creo que solo depende de los ojos con los que se miren las cosas. Puede haber belleza en el desvelo de una madre que sufre por un hijo, belleza hay en quien abandonando todo en esta vida se dedica a hacer mas llevadera la de otros incluso olvidandose de si mismo. belleza es el esfuerzo diario de quienes limitados fisicamente ( algo se de esto) no cargan su peso en nadie y lo llevan con alegria para no herir a quienes le rodean. Felicidad...seguramente es no pretender mas que ver salir el sol cada dia y dar gracias por ello.
Un abrazo.
FERNANDO (eterno correcaminos)

Jordi Manzanera Bertràn dijo...

Queridos amigos,

La entrada en mi blog sobre la belleza, entre otras cosas, venía derivada de la reflexión a que me indujeron unas manifestaciones de Inez de Beaufort, catedrática de ética del Erasmus Medical Center, manifestaciones en las que se planteaba:

“Si vivimos más, puede ser que nos aburramos más, después de haberlo visto y experimentado todo”

Y ante esto yo me preguntaba, ¿también nos aburriremos de la belleza? Yo para mi mismo defino la belleza como aquello que despierta mis emociones en positivo, sea un cuadro, un coro, una acción positiva, una renuncia, la sintonía en los seres humanos…

Y se me ocurría pensar por ejemplo, que cuando era pequeño la proximidad de las fiestas navideñas me hacia respirar felicidad y veía belleza por todas partes.

Claro que esto era a mis cortos años. Con la evolución de la edad la percepción sobre algunas cosas que antes me parecían bellas va cambiando. Hay otras que persisten e incluso hay algunas que antes me dejaban indiferente, pero que ahora cobran nuevo valor ante mis ojos.

Esa emoción que me proporcionaba el ambiente navideño ha sido sustituida por la que me causa el ver la emoción y la ilusión que ese ambiente suscita ahora en mis nietas. Esa ilusión que despierta en sus miradas tantas cosas bellas…

Es evidente que en la apreciación de la belleza hay mucho de subjetivo por parte de la persona que la experimenta. Y también hay elementos que son compartidos comúnmente por la mayoría de los seres humanos. Pero la belleza está ahí, falta que seamos capaces de descubrirla

Mi blog dijo...

¿Tu crees que lo hemos visto y experimentado todo?,pues a mi en nuestra querida empresa siguen sorprendiendome dia a dia. Bromas a parte envidio tus nuevas emociones, yo creo que aún me queda bastante para que alguien se decida a hacerme abuelo,cuando mi mayor ilusion es poder malcriar algun nieto ahora que las exigencias laborales, para mi, han bajado bastante.
SE FELIZ...