16 junio 2010

Mayo del 68 y la esferilidad

Acabo de descubrir algo.
 
En mayo de 1968 estaba de acuerdo con Daniel Cohn Bendit en un 50 %

Ahora, 42 años despues y al leer algunos de sus postulados actuales, me percato que estoy de acuerdo con él en un 80%. Me pregunto ¿Quién ha evolucionado?, ¿Cohn Bendit o yo?
 
Serán cosas de la esferilidad. No la busquéis en el diccionario de la RAE, esa palabra no existe. Me la acabo de inventar. Y para acabar de rematarlo, os escribo mi propia definición de la palabra:
 
"Capacidad de hacer encajar las cosas más inverosímiles para que tengan apariencia de asumibles y queden la mar de redondas".
 
Vamos como lo que nos pretenden hacer tragar cada día los políticos, los economistas y algunos sindicalistas... 

(Por si acaso...los derechos sobre esta invención pertenecen al autor de este blog.)

1 comentario:

Jerónimo dijo...

Yo de mayo del 68, (el mayo francés), con 18 años, tengo un recuerdo muy personal. Realmente fue en el 69 y 70, cuando las cicatrices de aquella revolución en la que los estudiantes fueron la mecha que hizo explotar a la sociedad. Aquel ex-seminarista que conocía poquísimas cosas y una sociedad llena de recovecos e ilusiones. Debería añadir a ello la situación de nuestra España, sumida en el sopor y el letargo. La estancia en Paris, en casa de unos amigos, supuso un deslumbramiento que duró mucho tiempo. Siempre he dicho que en mi vida hay una etapa de antes del 68 y otra de "después".

ADDA: Le veo a "vuesa merced" muy activo y productivo. Dice el refrán que "no hay bien que por mal no venga", (aunque también hay otro que reza lo contrario.

Un fuerte abrazo.