29 septiembre 2008

¡PARAGÜEROS IMPRESENTABLES!

Este es un calificativo utilizado frecuentemente por un buen amigo mio cántabro. A veces lo pronuncia con sorna, torciendo los labios pero con la risa asomándole por los ojos. A veces lo que rien son los labios, pero los ojos revelan una ira contenida. En este caso la expresión es más seria y se refiere a algo que realmente le disgusta.

Ese es el calificativo que me viene automáticamente a la cabeza cuando me voy enterando de los pormenores de lo acontecido este último sábado en el estadio Lluis Companys de Montjuic, durante el famoso "derbi" entre el Barcelona y el Español. Ya se que el diccionario español acepta este nombre para un partido de fútbol de la máxima rivalidad, pero yo siempre creí nque se refería más bien a una carrera de caballos.

Hay varios "protagonistas" activos en este asunto:

Los peores por descontado: aquellos "presuntos desaprensivos" que originaron los disturbios lanzando bengalas encendidas y toda clase de objetos. Aquellos de cuyos cerebros las neuronas desertaron hace tiempo. ¿Pero cómo se les ocurre utilizar semejantes artefactos en medio de una multitud tal de personas, conociendo los antecedentes de otras acciones similares, incluso con resultado de muerte? Se que es una pregunta muy recurrente, pero no paro de hacérmela. Esa gente se retroalimenta con el odio, como debían de hacer los ciudadanos antiguos que acudian al circo y exigian el sacrificio de participantes forzados o no en los juegos.

Los que no cesan de decir que la responsabilidad no es suya, que ellos ya aplican las medidas que les competen y que son otros quienes deberían de adoptar más medidas de control de objetos o de personas. ¡Ah! y que demandarán a todos quienes se atrevan a sugerir que tienen alguna responsabilidad en lo acontecido. Los que en lugar de adoptar rapidamente medidas para paliar lo que está ocurriendo se limitan a decir simplemente "no son los nuestros quienes hacen esto" y aquellos otros quienes en lugar de poner a disposición de las otras organizaciones los conocimientos aplicados para evitar situaciones parecidas en su propio campo, se ponen ofendidos y chillan "¡no em toquis!"

Los que deberían de haber impedido que ocurriese lo que ocurrió, puesto que conocian el riesgo, pero se defienden diciendo que si hubiesen intervenido en plan preventivo, la cosas hubiese podido ser peor. Afortunadamente no ocurrió ninguna desgracia importante, pero ¿y si hubiese ocurrido? ¿no hubiese sido esto lo peor? A veces me da la sensación de que por intereses políticos no se aplica toda la rigurosidad que se debería.

Los que sabiendo que es lo que puede pasar, como si fuese la crónica de una muerte anunciada, no extreman hasta el máximo los controles para evitar que se introduzcan objetos peligrosos como bengalas, botellas, etc. en los campos deportivos. Si es necesario, hay que suspender de entrada un partido en el que se presuma que puedan ocurrir disturbios como los del sábado, porqué lo más importante es la seguridad de las personas. Si para entrar en un avión se extreman tanto los controles, ¿por qué no se toman medidas parecidas en los campos deportivos? ¿O es que introducir y utilizar materiales peligrosos que pueden producir consecuencias de heridas directas o por avalanchas, incendios, contusiones, etc. no es tan peligroso?

Los jugadores que o no se enteran o menosprecian el factor de contagio multiplicador que una actitud agresiva suya puede trasladarse a unas cuantas personas como las descritas para los primeros "protagonistas" enunciados, celebrando goles de la forma como los celebraron. En un ambiente rarificado como el que había el sábado pasado en el estadio y con lo que estaba cayendo, no había nada que celebrar, por lo menos de esa forma.

Triste espectáculo. Parafraseando a mi amigo, ¡paragüeros impresentables!

27 septiembre 2008

Un passeig per Barcelona

Aquests dies en que a Barcelona practicament no hi ha ningú pel mati, fa goig passejar-hi. Per això l'altre dia vaig aprofitar per fer unes fotos d'alguns llocs que normalment son plens de gent però que en aquests moments la tranquilitat els fa arribar a tenir una atmosfera especial i atractiva.


Nucleares?


Después de conocer que en las nucleares francesas tienen tantos o más incidentes que en las españolas, estoy mucho más tranquilo. Si.

Escapada a la India



Aprovechando los vuelos de bajo coste, me he permitido hacer una escapada a Rajasthan, en la India, entre el 19 y el 24 de este mes.,

Rajasthan es una zona central de la India, donde se ha desarrollado una parte muy importante de la historia de este país legendario. Allí se encuentran los más importantes palacios de los Marajás. Pero más allá de los palacios, la selva tropical, los desiertos, lo que me impresionó de verdad fueron las danzas típicas.

A través de la expresión facial y corporal las/los danzarines explican historias de sus dioses, de sus héroes, leyendas o hechos. Muy impactante.

Hice algunas fotos que podeis ver pinchando en el recuadro de arriba, encima de la fotografía. Y a ver si adivinais a través de las imágenes el secreto de estas danzas.

17 septiembre 2008

Coses que veig


Avui he viatjat en tren per anar a Barcelona. No es una cosa excepcional; el que si ho ha estat es que no duia el diari per llegir duran el trajecte i m’he dedicat a mirar el meu entorn.

No hi havia massa gent en el tren. Cares series, absortes en la contemplació de llur
preocupacions internes. Allí una parella que semblaven magrebins, ell de pell fosca i cabell molt negre, ondulat, lluïa un bigoti ben retallat i mirava al seu voltant amb expressió de malcontent. Tenia les cames ben obertes, tocant-se els talons de les sabates i recolzant les mans en els genolls.

Ella, al seu costat era una dona arrodonida, vestida amb un saial de color morat, típic de les inmigrants de la seva provinença, i a mes el clàssic mocador al cap. Duia la vista clavada a terra i de tant en tant l’aixecava per fitar de reüll al seu company.

En el seient de davant en perpendicular hi seia una noia jove, grosseta i tota vestida de negre que escoltava a traves d’uns auriculars una musica que em sonava a Bruce Sprigsteen, tot i que estava a mes de cinc metres d’on jo m’asseia. Noia, dons, candidata en el futur a les cures d’un otorrino i que també tenia una expressió reconcentrada, preocupada i de malestar.

Mes enllà hi havien assegudes dues dones, d’aspecte sud-americà. Una de mes jove, prima, vestida amb una brusa de color verd, sabates de taco alt i texans ajustats, que parlava per un mòbil i al seu costat una de mes gran, agafada a una barra del tren i que retenia amb la seva mà esquerra a un nano que estava dempeus a l’altre costat de la barra.

La dona gran, de pell bruna i aspecte d’àvia, li parlava al nano que intentava desfer-se de la retenció de la dona. La dona gran sovint es girava cap a la jove amb gest trist i molest, dient-li coses que jo no entenia des de on era, però que m’imagino es tractava de demanar la seva intervenció perquè el crio li fes cas. De cop el nano es va girar cap a mi i em vaig adonar que la seva fesomia tenia els trets propis de la síndrome de Down.

Hi havia mes gent, però si fa o no fa tots emmirallaven en la seva cara aquesta expressió de malcontent, que em va dur a pensar si no es tractaria de l’efecte “català emprenyat”. Em pregunto si totes aquelles persones devien de tenir motius per aquest sentiments de decepció, preocupació, tristor, pena i això em porta a fer-me la meva pregunta recurrent: Hauran estat alguna vegada feliços?

Des que vaig voler entendre que es això de la felicitat he reunit tanta informació que finalment he renunciat a entendre-ho, si mes no amb paràmetres senzills i he arribat a la conclusió de que no existeix una sola manera de experimentar felicitat. Hi poden haver-ne moltes i moltes, però en qualsevol cas, la felicitat es un goig purament temporal i molt volàtil. La seva durada es cada cop mes curta, per la quantitat de factors independents de la nostra voluntat que ens afecten i que posen en perill els breus moments de felicitat que assolim.

Els orientals semblen que ho tinguin mes clar això de com assolir la felicitat. Tanmateix l’apreciació sobre aquestes qüestions sembla arrancar en els orígens de valoracions similars tant a orient com a occident. L’evolució posterior ha estat totalment diferent:

- La oriental basada en el control de les emocions i utilització de la ment per a aconseguir un major benestar.
- La occidental mes be basada en la consecució de poder i bens materials, equiparan plaer amb benestar.

Es preocupant tot i així veure com els països orientals en l’afany de sortir d’una situació econòmica de retràs copiïn no únicament les practiques positives de la civilització occidental, els mecanismes de prevenció, els avenços tecnològics que afavoreixen el benestar de les persones, si no també les negatives, el consumisme salvatge, l’especulació i l’explotació del ser humà per a assolir beneficis que afavoreixen només a uns quants.

Es dons l’espiritualitat una manera de assolir felicitat? No ho se. Darrerament està de moda que els psicòlegs recomanin sobre tot viure el moment present i meditar sobre les nostres pròpies emocions, cosa difícil per la major part de la gent amb la quantitat de “imputs” externs a la seva voluntat que els bombardegen constantment des dels mitjans de comunicació, des de la seva relació amb el seu propi entorn familiar o laboral o simplement des de l’observació del que passa. Aquests entorns ens condicionen per a ser feliços i difícilment podem fer-hi res per a modificar-los, excepte canvis tan importants que la majoria de les persones no s’atreveix o no es a la seva ma fer-los, com per exemple canviar de treball, de costums, de relacions o fins i tot de país.

No rebutjo sense mes aquestes recomanacions, però us prego que analitzeu el següent:

- Una persona que es creu acceptablement feliç camina per el vestíbul d’un hotel. Està tranquil amb la seva consciència, la seva família gaudeix d’una situació econòmica esplaiada i cap núvol sembla enterbolir aquesta sensació agradable. De cop sent uns crits i se’n adona que en un racó d’aquell vestíbul un home està copejant a una dona que ha caigut a terra sanglotant i demanant que no la tustes mes.
L’home reacciona i s’acosta a l’escenari demanant a l’agressor que pari. Ho fa de bones maneres, sense aixecar la veu mes del necessari, però l’altre li contesta que no s’hi fiqui. Desprès de una tensa conversa, la persona es gira i es dirigeix a un telèfon per a trucar a la policia i demanar la seva intervenció. L’altre ho veu i tot d’una dirigeix la seva ràbia cap a ell, colpejant-lo amb tant mala sort que li causa lesions greus i que dies mes tard el situen en estat de coma. L’agressor es detingut per la policia i empresonat.
La dona del agressor, la que rebia els cops, el disculpa i diu que es un bon home i que actuava sota l’efecte de les drogues.

Es un cas conegut, molt a prop nostre. L’agredit semblava gaudir d’una felicitat raonable. Però ja no. Be no ho sabem exactament, perquè segurament en aquests moments no deu experimentar cap sensació. El que es segur es que la seva família ja no ho es de feliç i mes be experimentarà odi cap a l’agressor. La dona del agressor possiblement va tenir uns breus moments de felicitat quan es va enamorar del monstre que la colpejava, però segurament li duraria poc quan s’adones de com era aquell home.
L’agressor segurament no ho ha estat mai de feliç, excepte que la seva felicitat residís precisament en colpejar i humiliar.

Si l’agredit hagués fet que no veia res, molt possiblement no estaria a l’hospital, però tindria una sensació incomoda que malmetria la seva felicitat. Qui possiblement estaria a l’hospital seria la dona del agressor.

Difícil dons, però malgrat l’aparent escepticisme, no impossible. Que me’n dieu?

15 septiembre 2008

La economía, los profetas y el yoga



Andaba yo releyendo lo que había insertado ayer, cuando mi servicio automático de noticias (la radio), me informa de lo de la quiebra del Lehman Brothers, de los apuros del Merryl Lynch y de las agonías de la aseguradora AIG.

He buscado más información sobre todos estos sucesos y me entero de que:

- Bush, el mejor presidente de la historia de los EEUU (contento debe de estar su padre), afirma que el sistema soportará perfectamente este impacto.

- Solbes manifiesta que “el sistema financiero español está saneado para hacer frente a la situación”. Aquí ha sido cuando la comisura derecha de mis labios ha entrado en un incontrolable temblequeo, recordando aquello de que “no hay crisis, no hay crisis”.

- La Bolsa española ha caído como piedro tirado desde la azotea (casi un 5%). Analizando qué valores son los más afectados y recordando la afirmación de Solbes, el temblequeo se me ha extendido a las piernas.

- La AEB informa de que los sucesos anteriores reflejan la situación financiera en los EEUU (el país más rico del mundo dicen), pero que no afectarán a España. AAAAAAyyyyy. ¿Como las subprime?

- Los economistas estadounidenses afirman que esto solo es la punta del iceberg, que en los próximos días pueden quebrar más de 200 empresas norteamericanas. ¡Uuuuffffff!

Total, que ahora ando por la cuarta asana y concretamente por la Uttanasana, más que nada previendo que nos va a deparar el futuro. Eso si, debajo de un paraguas por si encima llueve.

AUUUUUUUMMMMMMMMMM.

14 septiembre 2008

Mañana 15 de setiembre...


El verano ha pasado en un soplo y aún me parece que ayer era cuando preparaba las cosas para marchar…de vacaciones.

Durante este tiempo he consumido algunos libros, mar, mucho mar, algo de Internet y periódicos. He hecho un montón de anotaciones marginales, con la intención de escribir algo, pero luego, analizando cada tema me decía ¿y que demonios voy a añadir yo a lo que parece tan evidente sobre los temas que “apasionan” a los ciudadanos?:

- La crisis. Casi parece que ya se llama así. Nos vuelven locos: unos dicen que estamos fatal y otros que no hay para tanto. Mientras, los combustibles suben mucho y rápido cuando el barril de petróleo sube pero bajan poco y muy lentamente cuando el precio del barril desciende. Todo se encarece, se vislumbran problemas laborales en un otoño enrarecido, cuando muchas empresas ya no puedan mantener al personal porqué no tengan ingresos suficientes (o porqué les parezca que no los van a tener) y la repercusión en cascada que tendrá todo esto en la economía…Sin embargo hay quien dice que las empresas que van mal no son representativas del estado global de la economía, que el sacrosanto Ibex es la muestra únicamente de 35 empresas y que son muchas más las que no cotizan en Bolsa y en cambio van bien. Pero lo que yo veo es que cuando ese Ibex entra en picado, a muchos les entra el tembleque, los bancos cierran los créditos, y el lobo de la recesión va tomando cuerpo. Esa es otra. Parece que en este país la mayoría de las empresas no tienen recursos financieros e inversores suficientes y trabajan mayormente a crédito; así claro que al menor soplo desfavorable todo se desmonta como un castillo de naipes mojados.

- Las “gracias” de nuestros queridos políticos. Esto se merecería por si solo un libro entero para hablar de los “dije digo y digo diego”, de a ver quien dice la frase más punzante (¿a que ha venido aquí?, por ejemplo), de los que pretenden hacer ver que se cabrean y en realidad sabemos que acabarán sometiéndose, de los que dicen vociferantes que todo lo hacen en bien de “quienes les han elegido”, cuando en realidad lo único que quieren es aferrarse al poder, de los que se gastan alegremente el dinero de los ciudadanos invirtiéndolo en cosas destinadas solamente a darles lustre a ellos, mientras que las verdaderas necesidades de la mayoría de los habitantes del país se quedan a medio camino: subvencionitis (que además después falla o discrimina, Ley de dependencia, 400 Euros, caso Eroski-Caprabo…¡uff!), instalaciones innecesarias (delegaciones para ser ocupadas por algún pariente o cliente cercano), gastos de representación suntuarios (coches, chóferes, viajes…) y un largo etc.


- El incivismo que no para, la violencia de los humanos entre si o hacia familiares inmediatos (esposas, hijos, padres), la falta de respeto, la mala educación, el creer que la esclavitud aún existe… claro que viendo los programas que hacen en los múltiples canales de T.V., donde el colmo de la progresía es llamar a alguien “gilipollas” o confesar al novio delante de los espectadores que aquella que él se creía la novia y futura compañera para toda la vida en realidad es un “novio”, pues así va. Y mientras tanto las autoridades mirando a otro lado, no se si por falta de interés en su trabajo o por cansancio: ejemplar la sentencia a favor de un ciudadano barcelonés harto de que los ocupas de una finca cercana le montasen día si y día también fiestas incontroladas que no le dejaban pegar el ojo. Lastima que encima la sanción irá a cargo del erario público, es decir de los bolsillos ciudadanos y no de quien ha renunciado a su obligación de controlar. Cuando los ciudadanos se hartan y tratan de organizar patrullas urbanas es que algo funciona muy mal. El último caso en la Barceloneta por ejemplo, donde el Ayuntamiento ha tenido que correr ante la advertencia de la Asociación de Comerciantes cansados de los cada vez más agresivos indigentes que se instalan en aquel barrio y que en ocasiones llegan hasta a robar comida de los platos de los clientes de las terrazas de los restaurantes.

- La nueva guerra fría. O caliente vete a saber. Como Chaves siga mandando al carajo a la mierda de yanquis, o en lugar de jugar a canicas, los “niños” se dediquen a invadir o reconocer países para reforzar respectivas áreas de influencia político-económica, (Kosovo, Osetia – Abjasia, Afganistán, Irak, etc.) en cualquier momento salta la chispa. A mi personalmente me merecían mayor confianza en que sabrían controlar mejor sus apetencias de apretar el botoncito rojo, los Kennedy, los Kruschev, los Gorbachov, los Jhonson o incluso los Xiaoping, pongamos por caso.

- La inmigración. Que haya seres humanos que se jueguen la vida para encontrar una mejor situación, me merece demasiado respeto como para frivolizar con alguna frase sarcástica. Pero esto es un volcán. Sino vean lo que está ocurriendo en el Barrio de las Doscientas Viviendas de Roquetas, en Almería.

- De la premura con que quienes deberían reconocer que son responsables de algo tratan de sacudirse las pulgas de encima. Y de la suciedad de trabajo de muchos periodistas, sobre todo de medios televisivos, que con el afán de sacar una noticia y en nombre del sacrosanto derecho a la información, no tienen escrúpulos en invadir sin misericordia la intimidad del dolor. Vease accidente de Spanair por ejemplo. Aunque ya se han aprendido algunas frases conmiserativas para dar la sensación de que son los primeros preocupados por lo que está ocurriendo y lo que sufren por tener que hacer esta labor.

- De los tertulianos que se discuten a sangre y fuego a través de medios televisivos o radiofónicos, que todos ellos saben más que el sabio de Mojacar y que en terminando se van a tomar un café con leche tan tranquilos, mientras dejan al personal soliviantado con sus mensajes y discusiones de mala leche.

- De la delincuencia, sobre la que por fin parece que cierta parte de la sociedad y también responsables de estas cuestiones en la administración de justicia, se están dando cuenta de que hay casos en los que no puede pensarse en la rehabilitación, sobre todo a la vista de la cantidad de delincuentes que reinciden incluso estando de permiso carcelario. Como en el famoso caso del asesinato de las dos policías en l’Hospitalet , el del “presunto” asesino de Mari Luz, en el de los pederastas en general, el de los que atracan el primer banco que encuentran a la salida de la prisión o muchos otros que periódicamente salpican las páginas de los diarios. Y otra cuestión es la del comportamiento de algunos de tales responsables de la administración de justicia, que se escudan en que no tienen medios suficientes, aunque ya se los han reclamado al Ministerio de Justicia – nuevamente caso del juez que dejó que el “presunto” asesino de Mari Luz estuviese libre y a quien se ha sancionado con una pírrica multa. Pues estimados jueces y juezas, si consideran que sus peticiones razonables y razonadas no son admitidas por quien debe de hacerlo y el Gobierno destina medios y recursos a otras cuestiones que no son tan importantes, sean honestos y si no pueden hacer huelga, ¡dimitan por favor! Seguro que una acción de este tipo haría correr a quien correspondiese para solucionar estos problemas, pero por favor que lo hagan de una manera seria y no de la forma a que nos tienen acostumbrados a los ciudadanos últimamente, es decir, prometiendo y no cumpliendo. Otra cosa es el espectáculo que ofrecen instituciones como el Consejo General del Poder Judicial, repartiéndose los componentes de tal organismo en función de las influencias políticas de turno. Y ya lo último, de pena si no es que es realmente risible, tener que enterarse que un juez ha sido sancionado por ¡dictar sentencias mientras meaba, con la puerta del baño abierta! ¿Se imaginan a este juez teniendo que juzgar un caso de despido por conducta similar de un empleado de una empresa, comportamiento que se puede considerar como una falta grave?

- De los responsables de la gestión de los temas públicos, que se han blindado ante las quejas de los ciudadanos, porqué viven en un pueblo, una ciudad o un país virtual, donde la opinión de tales ciudadanos no les llega. ¿Que hay que perforar la ciudad y se ocasionan miles de situaciones de molestias (aparte de los riesgos)?, pues nada, se pide paciencia y todo resuelto. ¿Que las calles quedan más bonitas sin coches? Se hacen amplias aceras para aprovechamiento de las bicicletas, que campan a sus anchas. ¿Que los ingresos derivados de las transmisiones patrimoniales por viviendas han descendido debido a que como hay crisis no se venden pisos? Pues se aumentan las posibilidades de sanciones por infracciones de tráfico o aparcamiento, para compensar.

Pero bueno, un verano malo lo puede tener cualquiera. Por cierto, ¿Dónde escribe ahora Trallero? Aunque no estaba de acuerdo en todo lo que escribía, echo a faltar su crítica entre irónica y sarcástica.

Como veis, muchas cuestiones referidas brevemente. Como lo hace Carmen Machi (Aida, por más señas) en la obra de teatro que ayer fuimos a ver: La Tortuga de Darwin, en la cual mete apretujadas referencias a grandes temas sociales devenidos en Europa durante casi doscientos años, los de vida de la tortuga que Darwin se trajo desde las islas Galápagos. Hay que descubrirse ante esta actriz que durante casi dos horas copa la atención del público en un seudo monólogo – los demás participantes en la obra quedan muy lejos de la actuación de Carmen – en el cual nos muestra una comicidad de un registro muy alejado del que nos tiene acostumbrados por su presencia en series televisivas, si bien no profundiza excesivamente en los temas que apunta, por evidentes razones de tiempo.

Recomendable verla.