26 agosto 2008

De blaus encesos


Les ales s’em desfan a les ones.
Mar amic, vent enemic, blau estimat.
El cor se m’atura en els roquers.
I jo ho veig tot clar, molt mes clar.
Aquella gavina volandera, que segueix la meva barca
Em fita desconfiada i em crida fugissera.
I jo em buido en l’aire infinit



Jordi

22 agosto 2008

De insultos y otras cegueras

Tras leer la carta publicada en el periódico “El Mundo” por un ciudadano apedillado Valderribas (curioso, el corrector de Word me señala un error para apedillado y me sugiere aperrillado), mi confianza en la capacidad proactiva del ser humano ha sufrido otro duro golpe.


Tan solo ayer en una reunión con amigos me esforzaba en recordarles aquello de que entre seres humanos de todas las razas y de todos los orígenes es más lo que nos une que lo que nos separa. Pero hay quien se empeña en que no, que no es así y hace esfuerzos para que se incrementen las restas, las distancias. Esta es la verdadera Torre de Babel bíblica y no la del idioma, porqué estoy convencido que las personas son completamente capaces de comunicarse sin que hablen el mismo idioma. Aunque sea por signos. Pero no de entenderse.


¡Y cuando llego a casa me encuentro con la nota de esta publicación, que me remite un amigo y que incluyo más abajo! Aparentemente incluir esta nota parece que pueda darle más publicidad a los infames comentarios del cretino que la suscribe, pero creo que precisamente la lectura de los mismos lo que suscita es rechazo.


Este desprecio me duele, como me duele igual la cretinez del concejal que publica en un blog una llamada para herir gratuitamente a personas de otra autonomía, invitando a adoptar niños de allí. Por cierto, ¿no pertenecía este concejal al partido político cuyo máximo representante en Catalunya se ha allanado a las pretensiones del partido en el Gobierno español a fin de que no tenga que presentarse su Presidente a dar explicaciones sobre financiaciones en el Congreso?

Se empieza así y se inicia una espiral de odio y una soflama de “nacionalismos patrióticos” en defensa de no se que esencias, absolutamente innecesarias para una sociedad equilibrada y plural.


A mi modo de ver todas estas manifestaciones parten (como ha sido siempre históricamente) de intereses económicos y de poder, de quienes alientan a la gente de tendencias más radicales o también más crédulas, para que exacerben el ambiente y sacar así beneficio.


La cuestión es ¿cómo los ciudadanos que no compartimos estos criterios podemos librarnos de los políticos ineficaces, cuyo interés reside en mantenerse como sea en el poder? ¿Cómo podemos librarnos de los personajes vociferantes que en lugar de dialogar para aproximar criterios e intentar comunicarse para conocer y entender, se limitan a insultar y a descalificar? ¿Cómo podemos librarnos de aquellos que individual o corporativamente solo buscan beneficios a costa de la indefensión, de las penas y de las miserias de los seres humanos?


La democracia es el mejor sistema político que existe, pero adolece de ciertas debilidades que deberían de corregirse para evitar las sevicias de quienes aprovechan los intersticios para lucrarse de ello. Hay muchos ejemplos, pero me viene a la memoria uno inmediato, el del “nombramiento” de un embajador (¿embajador?) sobre la persona de un hermanísimo. ¡Y nos quejábamos del hermanito de Alfonso Guerra! Eso si, ahora la cuestión tiene cobertura.


No me olvido de quienes están al acecho para sacar provecho de todo este desbarajuste y que ahora quieren pasar por corderos cuando en el pasado han sido también instigadores, tradicionalmente situados en la “derecha” y que cuando les ha interesado han venido corriendo a llamar a la puerta haciendo manifestaciones de hablar catalán en privado para congraciarse. Aunque en la actualidad para mi esto de derecha e izquierda no tiene mucho sentido y yo la división la establecería más bien entre los que detentan el poder (de cualquier tipo: político, económico, fáctico), los que no y los que pretenden detentarlo, ofreciendo el oro y el moro.


Me maravilla que con la cantidad de información de que se dispone actualmente no seamos capaces de ser más objetivos en nuestras apreciaciones y obrar en consecuencia. Al fin y al cabo somos los “clientes” quienes tenemos la última palabra, pero para ello haría falta que la sociedad no primase tanto lo inmediato y supiese mirar más hacia el futuro, eligiendo a quienes realmente fuesen capaces de gobernar en interés de la sociedad y no de si mismos y también aislar a los viloentos y a aquellos que se creen originales y cuya única originalidad es el insultar a los demás.

Pero me temo que la sociedad o está escasamente interesada para involucrarse (la ignorancia ya les va bien a quienes gobiernan) o está excesivamente fragmentada.


El ámbito de los intereses es cada vez más reducido: estado, autonomías, comarcas, ahora posiblemente veguerias, ayuntamientos, barrios, urbanizaciones, manzanas de casas, asociaciones, lobbies, grupos de interés, mi rellano, etc., donde cada cual tira por su lado. Cada vez impera más aquello de ¿Qué hay de lo mío?, menospreciando la posibilidad de hacer frente común contra aquellos problemas que realmente acosan a la humanidad: el hambre, las enfermedades, la denigración de la naturaleza, la pérdida de calidad de vida, las rebajas de bienestar social, los políticos ineptos, los insultadores profesionales, etc., etc..


El mundo está loco…Hay alguna parada para bajarse?


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------




Carta publicada en la sección de Cartas al Director del periódico "El Mundo", firmada por J. Valderribas



Vaya por delante que mi simpatía por vascos y catalanes es la misma, es decir, ninguna. Pero al menos sé distinguir entre un adversario válido y otro que no lo es. Dicha distinción es muy importante para todo español que se precie, cuyo objetivo en la vida debe ser dar por riclitados los nacionalismos periféricos. Aunque el nacionalismo vasco está emponzoñado por los crímenes abyectos de la banda etarra, son un rival de mucha más enjundia para la nación española que los siempre timoratos catalanes. Y voy a tratar de explicar el por qué. Mientras los vascos han sido siempre un elemento incómodo en todas las invasiones que ha padecido la península, (romanos, godos, árabes), los catalanes se han dejado siempre conquistar por el primero que ha pasado por allí. A un lado la resistencia al invasor, al otro, los fenicios que por un plato de lentejas dejan que se mancille su honor. De hecho, un castellano recio siempre se sentirá más identificado con el carácter rudo y batallador del vasco, dejando momentáneamente a un lado el episodio repugnante que lleva a cabo una banda de asesinos desalmados, que con la falta de carácter, el "acongojamiento", el rechazo al enfrentamiento y el amor por el dinero y no por lo propio que caracteriza a nuestros particulares judíos.

o Por todo esto, no me extraña que al primer ataque serio que se le plantea al nuevo gobierno de la Generalidad, sean los propios catalanes los que sacrifiquen a Carod. Mientras los vascos recibieron una presión incomparablemente superior durante el periodo previo a las últimas elecciones autonómicas, y por desgracia para la nación española con resultado nefasto para nuestros intereses, en Cataluña no han sabido resistir ni el primer achuchón. Era de esperar, no tienen sangre. Ellos mismos destruyen a sus líderes. No tengamos ninguna duda de que con un par de escaramuzas más, el gobierno de la Generalidad caerá, se convocarán elecciones anticipadas y volverán a gobernar CiU y el PP. Todo debe estar bajo control. Dicen mis contactos en Cataluña que ERC, de hecho el único intento mínimamente serio de ponernos un poco nerviosos, va a quedar electoralmente diezmada el 14-M, mientras que los siempre dóciles chicos de Pujol van a salir ganando de este embrollo. Y ya sabemos que a esta gente con un par de contactos económicos se les tiene más que domesticados. De hecho, encarnan al auténtico fenicio. En definitiva, y para apagar los temores de un buen amigo mío, nuestra auténtica preocupación debe estar centrada en el norte. Los catalanes se anulan ellos mismos, y si se ponen un poco nerviosos, sacamos la tontería del fútbol (el Barsa, ese gran narcótico) y ya están entretenidos para unas cuantas semanas.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------




11 agosto 2008

Imágenes


Dicen que las nubes configuran caprichosas imágenes en las que puedes encontrar multitud de parecidos. Llevo días mirando al cielo y no encuentro ningún parecido a algo o a alguien...¿Será que estas nubes son muy poco explicitas, o que mi imaginación hace aguas?