08 diciembre 2005

EL PESEBRE DE LA PLAÇA SAN JAUME


He passat per la Plaça San Jaume, per veure el belen d’aquest any, mogut per la curiositat de les polèmiques que ha despertat i recordant el de l’any passat, quan els personatges clàssics van ser substituïts per personatges de la vida quotidiana: carters, repartidors de butà, etc. etc.

Aquest any les figures son mes be clàssiques, però revestides de pa d’or, el que m’ha fet recordar una de les pel·lícules d’en James Bond, Goldfinger, en la que a una de les protagonistes la pinten amb una capa de pintura daurada.

Be, penso que no hi ha per tanta polèmica. Es una expressió mes artística i personalment no em sembla ni be ni malament com tantes altres. El del butaner i el carter no em va agradar, però només va ser una mostra per un any. Mentalment li vaig posar l’etiqueta “No m’agrada” i ja està. Un altre any serà millor.

El que ja no em sembla tan be es que la gent es discuteixi per aquestes coses i mes enllà de exposar un parer positiu o negatiu, desqualifiqui a qui no pensa en aquestes coses com pensa un. “No hi entens res”, “L’art no es lo teu”, “Està mes enllà de la teva capacitat” o, “No teniu ni idea”, “Per fer això no cal ser gaire intel·ligent” o directament, “mira que ets ase”...o coses pitjors.

Ja se, ja se que això ha passat sempre i que si el pensament fos uniforme les coses serien molt avorrides. Entre poc i massa. El contrast es positiu i serveix per enriquir-se. El no voler veure les coses, encara que només sigui per a provar, des d’un punt de vista diferent i no renunciar al criteri propi, es l’inici de la discussió.

Hi ha tants i tants exemples d’això, en política, en les relacions del dia a dia entre companys, pseudo amics o veïns, en la conducció... Davant del vell pronunciament absolutista, “L’etat c’est moi” va sorgint un pronunciament aferrissat, no menys absolutista, “La raó la tinc jo” i els demés que no pensen com jo, no entenen res.

I això ho dic perquè aquesta forma d’expressar-se demostra intolerància i aquest es el principi d’un camí que pot dur a la violència. I no es que pensi que una discussió banal sobre un belen pugui dur a la violència, sinó que l’estat d’ànim propiciat per l’entorn social, la falta d’educació i de valors que fomentin la capacitat objectiva pot dur a aquesta violència.

Mireu sinó alguns titulars de diari, TV o cartes al director dels darrers tres dies:

Un suicida palestino mata a cinco personas en la entrada de un centro comercial israeli. (¿Què porta a aquestes persones al suïcidi per tal de matar a altres persones? ¿De veritat creu algú que amb aquest sacrifici farà canviar d’opinió als polítics?

Huguet pedirá la intervención de la policia si la incitación al boicot vulnera la legalidad. (Un altre diàleg de sords, únicament explicat per l’exacerbació de l’odi, o per determinades conveniències, sense entrar en cap tipus de raonaments.)

Presos por rehabilitar. (Un psicòleg ha de tractar a 180 presos en la seva unitat i es pretén que tingui resultats. ¿Quins resultats, a la vista – entre d’altres - del que va succeir a Castelldefels la setmana passada?)


Violencia de unos adolescentes contra unas jovenes en el tren, en San Cugat, ante la pasividad de los presentes.

Egipto concluye las elecciones con ocho muertos en barrios donde la policia impidió el voto islamista.

Los acosadores admiten el “Bullying” de Valencia. Tecnología para la crueldad. (Per cert, si bullying vol dir molestar, ofendre i violentar verbal i físicament a altres persones, em sembla que en castellà o en català hi ha suficients paraules com per expressar-ho adientment).

Dos menores se fugan del centro L’Alzina de la Generalitat, donde estaban internados (amb altres setanta d’entre 14 i 18 anys).

Asaltantes nocturnos tienen en vilo a los vecinos de Cobeña, intentando penetrar por la noche en sus domicilios para robarles, incluso con ellos dentro.

Aquesta societat està malalta. Per acabar, torno a l’art, amb una frase llegida, també aquesta setmana, en una revista cultural: “Esos artistas que al principio de sus carreras se untan en su propia mierda, como Paul MaCarthy, que hundio la cara en sus heces, lo tienen muy dificil...¿Que más pueden hacer después de eso? (Carles Guerra en “181 culturas” del 7/12/2005). Segurament aquest artista tindrà els seus seguidors, però espero que ningú s’enfadi amb mi ni em consideri un negat em comprensió artística, si dic que ho considero una burrada.

Jordi Nounou.

1 comentario:

Lia dijo...

Hola, feia dies que no entrava al teu blog. Al llegir aquest sobre la polémica del pesebre he recordat que fa uns dies vaig llegir un article de Empar Moliner. A mi em va agradar molt i per aixo t'el copio aqui,potser ja l'havies vist.

Empar Moliner:

Por fin el Ayuntamiento de Barcelona ha captado el profundo malestar de los ciudadanos. Por fin, en el belén que todos los años se monta en la plaza de Sant Jaume se prohibirá la figura del caganer. El motivo es extraordinario. Resulta que el caganer es incívico. Sí. Los ciudadanos somos tontos y no distinguimos realidad y ficción, por lo que, si vemos una figura defecante del siglo XVIII, nos lanzamos a la calle y nos
convertimos en cagones en serie. De hecho, si vamos al cine a ver una de Tarzán nos entran unas ganas tremendas de aullar en taparrabos. (Por suerte, Barcelona es moderna y las ordenanzas municipales no prohíben el
nudismo). Vamos, que está muy bien que se termine con una muestra más de la intolerable coñita catalana.
Se armó el belén, que diría el inefable Paco Martínez Soria.
La idea es tan loable, tan bienintencionada, que creo que el consistorio debería ir más allá. En el belén hay muchas otras figuras que incitan al
incivismo. Como el pescador. ¿Acaso tiene licencia? ¿Y si resulta que se está cargando el ecosistema por culpa de capturar ilegalmente peces protegidos? Del mismo modo, y sin dejar el río, también hay que eliminar
la figura de la lavandera. No sólo porque al ser mujer y encargarse de las tareas del hogar está perpetuando el sexismo, sino porque contamina el agua. Y, pensándolo bien, otro que contamina es el cerdo que siempre ponen detrás de la cueva. Ese cerdo defeca tanto como el caganer y todo el mundo sabe que las defecaciones de cerdo, si no están controladas, se convierten
en purines. Si en ese belén no hay un pipí-cerdo, el cerdo tiene que
desaparecer. Y tienen que desaparecer también la gallina y las ovejas. El motivo es evidente. Las normativas del Ayuntamiento de Barcelona prohíben llevar animales sueltos. Pero es que el leñador tampoco puede estar allí.
¿Acaso sabemos qué hace con la leña que acaba de recoger? ¿Y si piensa encender un fuego en una zona no controlada? De todas formas, lo más incívico del belén es el niño Jesús semidesnudo. Ningún pastorcillo con la
carrera de asistente social lo aprobaría. María y José van bien abrigados, pero el bebé no tiene ni una humilde mantita.
Vaya familia desestructurada, en la que el padre y la madre no se despojan de su ropa para arropar al crío. Considero que el bebé sería mucho más feliz con unos padres de acogida (excluyendo a los señores de Herodes,
desde luego). Y hasta creo que estaría bien prohibir a los camellos, porque, según se mire, son propaganda encubierta de una marca de tabaco...
Pero esto tiene que ser sólo el principio. La incorrección no se acaba nunca. Sin dejar el terreno escatológico y aprovechando las fiestas, hay que prohibir igualmente tradiciones tan incívicas como la del caga tió.
Como saben ustedes, la noche del 24 los niños apalean un tronco de árbol con el noble propósito de conseguir que defeque regalos. No sólo es inadmisible tanta deposición. Es inadmisible que los regalos se consigan a través de la violencia. Es bulling a un tronco indefenso. La letra de la
canción sugiere que con las palizas se consiguen regalos:
"Tió, tió, caga torró, sino et donaré un cop de bastó". Los niños que hoy pegan al tió, mañana tal vez pegarán a Papá Noël (y no quiero dar ideas.)
Por eso, propongo que la noche del 24 los niños se sienten junto al tronco y dialoguen con él. Yo creo que habiendo acabado con el belén y con el tió, sólo nos quedará acabar con los famosos trabalenguas "en Pinxo i en
Panxo" y "setze jutges d'un jutjat". En el primero, el tal Pinxo le pregunta al tal Panxo si desea que le pinche con un punzón, y Pancho dice que sí, aunque con una condición: que en la barriga no. Si esto no es sadomasoquismo consentido, ya me dirán qué es. Por lo que respecta a los
dieciséis jueces, se dedican a comer hígado de un ahorcado. Es decir, están a favor de la pena de muerte y de la antropofagia. Yo cambiaría el trabalenguas por uno que dijese algo así: "Setze jutges tolerants, mengen plats vegetarians". Como, además de tener una letra cívica no cuesta
pronunciarlo, evitaremos la terrible discriminación que los trabalenguas suponen para los disléxicos.

EL PAÍS - 03-12-2005