07 noviembre 2005

LA SEMANA

Es tarde y el sueño me invita más a irme a la cama que a escribir. Pero no quiero dejar pasar un día más sin añadir nada a mi blog.

Los temas más destacados en la prensa de esta semana pasada han sido el Estatut y los disturbios en Francia.

Sobre el primero, debo de reconocer que me debato entre contradicciones. Por una parte, como catalán no dejo de ver las ventajas que podría suponer un sistema fiscal que viniese a equilibrar una balanza en la que desde hace tiempo existe un deficit notable en contra de Catalunya.

Por otra parte me preocupa la gran reacción que la propuesta de Estatuto ha suscitado en el resto del pais. Y esta preocupación me viene también alimentada por el contenido de varias blogs, donde se refleja la gran incomodidad que ha producido la propuesta y la aprobación de entrada a trámite en las Cortes.

Creo que todo el tema viene envuelto de una notable visceralidad y que preocupan más los presuntos riesgos hacia la unidad de España, aunque esto puede ser el disfraz de otro tipo de intereses, que el beneficio de un mejor entendimiento.

Y creo tambien que en el texto de la propuesta de Estatuto abundan definiciones que no son necesarias, puesto que lo único que hacen es suscitar la aludida incomodidad, lo cual nos conduce a aquello que precisamente deberiamos de tratar de evitar, es decir la generación de conflictos innecesarios.

Ya veremos más sobre el Estatut, a medida que el trámite negociador se vaya desarrollando y se vaya enfocando su texto definitivo, pero me permito sugerir que de una vez deberiamos tratar entre todos de dejar de mirar hacia el futuro por los retrovisores.

Y sobre el conflicto de Francia, tambien es preocupante. El estallido de violencia de los jovenes en los barrios marginales es un grito de ira que no se puede soslayar. Posiblemente al Gobierno Frances no le quedará más remedio que emplearse a fondo para detener esta espiral amenazadora, pero ¿no hubiera valido más la pena aplicar aquello de mejor prevenir que curar? Sobre todo porque la "cura" puede dejar heridas más profundas que lo que pretenda sanar.

Cuesta entender que pasa, si queremos huir de las interpretaciones fáciles. De entrada parece ser que no hay demasiado acuerdo sobre el perfil de quienes ocasionan los disturbios. Y es posible que haya origenes diversos, inmigrantes insatisfechos, jovenes con pocas esperanzas de ocupar un lugar digno en una sociedad que se les presenta cada vez más dificil, aprovechados de la revolución por la revolución e incluso simples saqueadores.

Supongo que algún ciudadano entre quienes les han quemado el coche y que además a lo mejor es uno más entre los descontentos, se preguntará asombrado ¿y esto porqué?. Generará pues más rabia y frustación ¿orientada hacia quien? ¿Hacia quien le haya quemado su coche? ¿Hacia el gobierno que no ha sabido protegerle?

Dificil situación, respecto de la que unicamente se me ocurre:

1 - Era como la crónica de una muerte anunciada. Hay más de esta situaciones en Europa y en el resto del mundo. ¿Cuanto tardarán en estallar?
2 - Seguramente se hubiera podido hacer más por evitarla de antemano si muchos politicos en lugar de intentar asegurarse los votos, realizacen aquello por lo que les eligieron los ciudadanos, incluyendo aquellas medidas, a veces impopulares.
3 - Las políticas de integración que intentan satisfacer a todo el mundo no resuelven el problema en origen. Permitiendo guetos de parados en los paises desarrollados no se da de comer a la gente de los paises subdesarrollados ni se les proporciona esperanza hacia su futuro.

¿Cuanto tardarán las potencias Occidentales en darse cuenta de que estos problemas pasarán factura tarde o temprano al "cómodo" sistema de vida que aún tienen la mayoría de sus ciudadanos?

Nos leemos en la blog.

Jordi Nounou

1 comentario:

Albert dijo...

Oleeee.

Per l'estatut:

És curiós que un xicot de Badajoz em digui que las carreteres catalanes fan fástic, clar ells tenen autovies per on passen de mitjana un cotxe cada 14 segons, i que el sistema de guarderies públiques a la seva terra està molt millor i a sobre es gratuït.

No és com a català, es com a humà que penso que el sistema de refinanciació ha de canviar.

Per els aldarulls:

Tant de bo t'equivoquis car no puc estar més d'acord amb tu.

M'agradaria llegir la teva opinió sobre la projecció de Xina com a potència econòmica i com pot afectar els corpuscles neonazis que 6000 milions de xinesos opinin que la esbàstica es pasada de moda. Serà el budisme la religió oficial del món d'aquí 30 anys?