01 noviembre 2005

EL INICIO

Hola,

Este es un blog donde quiero exponer mis opiniones sobre lo que el mundo, las circunstancias, la vida, la prensa, la t.v., etc. etc. ponen ante mis ojos. Trataré de ser sincero y seguramente mis opiniones no serán del agrado de algunas personas.


Pero mi propósito no es ofender a nadie. Mi propósito es tratar de entender de que van las cosas y porqué. Muchos harán seguramente lo mismo y con mejor criterio que yo, pero no quiero limitarme a leer lo que piensan otros.

Quiero poner aquí lo que yo pienso y si en algunas cosas estoy equivocado, que el contraste y el razonamiento me ayuden a ser más clarividente. Tampoco puedo aportar soluciones para muchos de los problemas que existen y que vayan a aparecer en este blog, pero a veces el contraste puede ayudar a, por lo menos, encontrar un cierto sentido a las cosas, que puede ser el principio para encontrar soluciones.

Empiezo por describirme a mi mismo: Soy catalán, 57 años casado y con cuatro hijos. Me considero ciudadano del mundo; he vivido fuera de Cataluña y tengo buenos amigos en muchas partes.

Pienso que no tengo nada en contra que me haga ser infeliz, trabajo, gozo y sufro de las mismas ventajas e inconvenientes que cualquier ciudadano de una gran urbe, pero a veces - ¡Ay! las tendencias depresivas - siento insatisfacción. Sobre todo cuando leo las noticias que nos sirven los medios.

Los medios... que gran responsabilidad. Sin entrar a una cuestión específica en concreto - hay muchas en estos días - las maneras que utilizan los medios para trasladar las noticias a la gente, bueno, la mayor parte de las veces están orientadas a crear un impacto favorable a una u otra idea.

Las ideas tratadas en el ámbito de lo politicamente correcto, cuya aplicación se demanda de una manera ostensible y a veces interesada, aburren.

Además no se trata solo de sensacionalismo, en la forma en que se utiliza para ir cada vez un poco más lejos en la exposición de las noticias o las ideas, para despertar el interés de las personas. Es que cada vez más se utiliza como un arma en contra de la opinión contraria, utilizando la descalificación como elemento para invalidar todo aquello que no sea el pensamiento propio.

No hay más que ver esta forma sensacionalista con que es tratada la información. Es suficiente, si teneis paciencia de compararlo, el ver como enfocan los titulares de distintos periodicos las mismas noticias, por no hablar del contenido de los artículos.

Y no tengo nada en contra de que se trate de facilitar una información que de alguna forma cree un estado de opinión, siempre que se parta de una base objetiva y que no se deforme interesadamente la información.

El peligro, lo que me da miedo es cuando las aludidas maneras se radicalizan. Desde uno u otro lado, sean de un color u otro, nacionalistas o socialistas, de derechas o de izquierdas, concursantes en un programa televisivo o participantes en un reality show.

Gracias por haber tenido la paciencia de leer esto. Y gracias por vuestras impresiones.

Jordi Nounou

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.